Logo Lainformacion.com
< Con BlueStacks puedes ejecutar aplicaciones Android en ordenadores Mac
Un disco de vinilo que no es de vinilo sino de hielo. Y suena >

Sobre la maldición de las notas de prensa

Llevo algún tiempo recopilando correos como este, y tengo ya una buena cantidad de ellos, con la idea de usarlos para una charla sobre cómo las empresas suelen fallar a la hora de intentar comunicarse con blogueros y demás especies extrañas que pueblan Internet:

¿Sección de bebés?
¿Sección de bebés? ¡Que no somos El Corte Inglés!

En este, por ejemplo, nos escriben para decirnos que nos van a enviar una información para nuestra sección de bebés, lo que demuestra que ni se han tomado la molestia de filtrar su agenda de contactos ni de mirar tan siquiera por encima de qué va Microsiervos.

Pero también los tengo a montones en los que nos escriben sin haberse dado cuenta de que el blog lo escribimos tres, «Hola Microsiervos, esperamos que estés bien», los que empiezan con un «Estimado periodista», o incluso algunos con declaraciones de amor, aunque ese es otro tema.

De todos modos, y volviendo al correo de ahí arriba, tampoco parece que en realidad les importara mucho si teníamos sección de bebés o no, porque a los veinte minutos o así de enviarlo nos enviaban la información en cuestión, a pesar de haberles contestado en el ínterin, y por duplicado, que nuestro blog es sobre ciencia y tecnología y que no tenemos sección de bebés.

Pero lo peor fue casi cuando un par de semanas después insistieron con esto:

13 direcciones en abierto
No hace falta que las cuentes, hay 13 direcciones en abierto. Nótese también que está escrito en singular, claro. Es lo que tiene escribir correos como churros.

Viene todo esto a cuenta de la entrada que ha publicado Enrique Dans al respecto, Y en lugar de las notas de prensa… ¿qué?, que harían bien en leer todos aquellos que quieran contarnos alguna historia:

Si te quieres comunicar conmigo, lo siento, pero me vas a tener que tratar como a una persona. Vas a tener que preocuparte por saber lo que me interesa y lo que no, por leer lo que escribo y deducir si lo que tú haces se parece.

Afortunadamente, es cada vez más habitual que quien quiere contarnos algo se tome estas molestias y que al menos pida permiso para enviarnos información, pero lamentablemente aún no pasa en la mayoría de los casos.