Por @Alvy — 10 de Julio de 2004

Lo que se explica en esta mini-serie «Enlazar es importante» más que un truco es un consejo, pero un consejo importante, relativo al mayor «error» que cometen los principantes al arrancar un blog: no utilizar el hipertexto y no enlazar. Y digo «error» entre comillas porque como en todo en la vida opiniones y gustos hay muchos, y aunque esto sea lo que opinan los expertos la libertad de cada persona de escribir como quiera es lo primero.

Dicho esto (y esperando que nadie se ofenda) la realidad es que nueve de cada diez blogs que hay en Internet contienen texto, texto, texto y más texto -- pero sólo uno de cada diez hace un uso que podría considerarse correcto del hipertexto y los enlaces (ver un buen ejemplo). Del mismo modo que uno de cada dos blogs utilizan profusamente imágenes para ilustrar las anotaciones, por aquello de que «una imagen vale más que mil palabras», nueve de cada diez olvidan que «también un enlace vale por mil palabras»... pero sobre todo, que están escribiendo en Internet. No es de extrañar que un repaso a los weblogs más populares muestre que todos ellos «enlazan» en sus anotaciones de forma sistemática.

El hecho es que el soporte o medio en el que «viven» los weblogs es la World Wide Web. Y la WWW es una red de hipertexto. La Web es útil para todos porque las páginas web se enlazan unas a otras y por eso se puede «navegar» por Internet. Las páginas que contienen «solo texto» por regla general no suelen ser las mejores de Internet ni las más interesantes para la gente (aunque hay alguna divertida excepción).

La gente espera poder leer una página web y que tenga enlaces para seguir navegando haciendo clics si le interesa lo que lee. Al navegar mediante hipertexto se puede aprender más sobre lo que se lee, ampliando información sobre términos o situaciones que no se conocen. La gente considera bueno, e incluso espera y desea, mientras lee una página web poder hacer clic sobre el nombre de un autor y encontrar su biografía, pulsar en enlace sobre el título de una canción para poder oirla, ver en una mención a una noticia un enlace para poder leerla completa y conocer mejor la «fuente» de la información, etc. Todo eso es posible en la Web por cómo está diseñada: como un conjunto de páginas que se enlazan unas a otras.

Al añadir información a la Web, por ejemplo al publicar algo en un weblog, conviene recordar todo lo anterior: que la WWW, creada por todos, es útil porque las páginas y los textos que contiene están enlazados en una enorme telaraña de hipertexto.

En el ejemplo #1 el texto original puede leerse sin enlaces o con enlaces. Pero es mucho más interesante y divertido con enlaces. Con cinco o diez minutos de «trabajo» adicionales cualquier autor puede buscar en la web una cantidad razonable de términos y páginas que merezca la pena enlazar.

Un lector de la versión (B) que no conozca a Mortadelo y Filemón puede descubrir a qué se refiere el autor al mencionar al Profesor Bacterio o al Super (y leer más sobre Mortadelo y Filemón) o ver una viñeta de alguna de sus famosas «persecuciones». Puede pulsar en «café de la Gran Vía» para descubrir, por ejemplo, que la mención de un lugar era al Café del Círculo de Bellas Artes --el hipertexto siempre cuenta más que el texto--. También puede ver una imagen del cuadro Adán y Eva de Rubens al que se hace referencia, aprender más sobre la evolución numérica de la población mundial, e incluso ver un contador en tiempo real de cuánta gente habita el planeta.

En general basta con enlazar tres o cuatro términos relevantes en cada anotación (uno o dos por párrafo), sin que sea obligatorio «enlazar todo lo enlazable». Esto requiere cierta práctica para distinguir lo que es importante de lo que no, y si la calidad de las páginas enlazadas es suficiente o no, pero con el tiempo y experiencia se aprende rápidamente.

Lo mejor de todo es que enlazar correctamente sólo requiere unos pocos minutos adicionales mientras se escribe la anotación (o al terminarla). Y el resultado suele ser mil veces mejor y más informativo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear