Por @Wicho — 22 de Julio de 2009

Hace unos días Carlos Sánchez Almeida colgaba la web de su bufete la sentencia de la Audiencia Provincial de Lugo que confirmaba la absolución de los responsables de Mindoniense.com en el juicio por una denuncia interpuesta por el alcalde de Mondoñedo contra los responsables del sitio a causa de unos comentarios de terceros publicados en este.

La primera sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Mondoñedo ya ordenaba el archivo del caso ante la imposibilidad de identificar de forma fiable a estos dos usuarios y entendiendo que era de aplicación la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI), en virtud de la cual los administradores de Mindoniense.com no eran responsables de los comentarios vertidos por los usuarios en el foro, y esta nueva sentencia no hace sino ratificarse en eso.

Me llamó la atención lo parecido que a mis ojos de lego en el tema era este caso con el de Julio Alonso y la SGAE, en el que la entidad lo demandó a causa de una anotación en la que informaba acerca de un Google bombing organizado contra ella, y lo dispar de ambas sentencias, ya que Julio perdió el juicio en primera instancia.

Mientras le preguntaba a quien sabe de estas cosas para que efectivamente me aclarara si efectivamente los casos son comparables, el propio Julio lo comenta en Merodeando: mismo caso, otra sentencia.

Puede inducir a dudas el que los responsables de Mindoniense.com decidieran retirar los comentarios que el demandante consideraba ofensivos ante el citado aviso de la Guardia Civil y que Julio no lo hiciera hasta salir la sentencia del juicio, pero hay que recordar que según la LSSI no hay obligación de hacerlo hasta tener «conocimiento efectivo del carácter ilícito de los datos alojados», algo que sólo puede establecer un órgano competente como por ejemplo un juez.

Habrá que ver en qué sentido se resuelve la apelación de Julio, ya que aunque si la sentencia se ratifica se convertiría en un precedente que podría interpretarse en el sentido de que cualquier autor de un blog o administrador de un foro, simplemente porque tiene los medios para quitar un comentario, sería responsable de forma objetiva de todo lo que publique cualquier comentarista en ellos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear