Por @Alvy — 18 de Enero de 2006

Hay gente que a veces publica escritos en su blog, o comentarios en los blogs de los demás, estando bajo la influencia del alcohol o las drogas. Tal vez se pone a postear después de volver de una noche de copas. O le da por escribir algo tras fumarse un par de porritos. Si lees desde hace tiempo a un autor y sabes cómo suele escribir a veces es fácil detectar esos estados alterados. También a veces se puede adivinar por las horas extrañas de publicación y otros pequeños pero sutiles detalles. Lo que sucede es que, como estás leyendo en Internet, si no conoces de antes al autor tal vez no distingas un post escrito «en estado normal» de otro publicado «bajo la influencia». En el MundoReal™, si estuvieras hablando en persona con alguien, te darías cuenta rápidamente: «¡Este tío va fumado!», «¡Sólo dice tonterías, está borracho!» y no le darías mayor importancia. Si pudieras distinguir eso mismo en lo que escribe la gente, de repente la relevancia y validez de algo publicado por alguien sería… ¡Totalmente distinta!


Actualización: En De Drogas que es un blog sobre el tema, lo analizan así:

Hablando con alguien drogado suele ser habitual que sus habilidades para comunicarse disminuyen, igualmente pasa con escritores. Lo que podemos extraer de esto es que el consumo de estupefacientes perjudica en las habilidades de la persona, aunque esta no se dé cuenta muchas veces.

Dr. Gonzo nos envía algunos ejemplos sobre conocidos escritores, y considera que como las drogas afectan de forma diferente a cada persona es arriesgado afirmar de forma generalizada que afectan a las capacidades comunicativas:

Marcel Proust. Personalmente no he tenido el valor necesario para leerme todos sus volúmenes, pero está considerado uno de los grandes del S XX, ¿no? Escribía bajo los efectos de la cocaína. Hunter S. Thompson. Decía aquello de «lejos de mi la idea de recomendar el consumo de drogas a los jóvenes, pero es bien cierto que sin ellas yo no habría sido nada». Shakespeare Es un poco absurdo porque las teorias sobre Shakespeare van y vienen como el agua de lluvia, pero una de las más recientes (si no consideramos aquella que apuntaba la posiblidad de que Shakespeare fueran varias personas, o bien tuvieras negros literarios bajo su mando) parecia indicar que el escritor fumaba marihuana en su pipa, a juzgar por los restos analizados.
Lo cual nos recuerda a nuestro admirado Carl Sagan «ávido fumador de marihuana» segun se contaba en su biografía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear