Por @Alvy — 27 de Enero de 2009

Unas interesantes reflexiones sobre conductas, refuerzos castigos, experimentos con ratones y el uso que las personas hacemos de los servicios Internet, procedente de una presentación sobre «sistemas de descubrimiento que enganchan», en el blog de Jesús Encinar: El email, como las tragaperras, funciona como un Refuerzo Variable Intermitente:

Un email tiene el potencial de ser una pequeña recompensa emocional creando en nuestro cerebro una reacción química de satisfacción. Algo bueno y divertido puede salir del inbox, lo malo es que funciona de manera variable. Ese funcionamiento de muchos procesos en internet puede llegar a mantenernos enganchados a la bandeja de entrada igual que si fuésemos ratones esperando comida.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear