Por @Alvy — 8 de Septiembre de 2004

Los &%$&%/!& de Domain Registry of America volvieron a enviarme spam en papel. Esta gentuza se dedica a hurgar en las bases de datos del WHOIS y luego envía cartas en papel no solicitadas con "apariencia oficial" como esta

Se supone que es para avisarte de que tu dominio (.com .net o .org) va a caducar y que lo renueves a un módico precio. Si tienes un dominio registrado hace más de un par de años probablemente habrás recibido estas cartas alguna vez. Y los datos que diste al comprar tu dominio en cualquier tienda (que son semi-públicos) ya andan rulando en bases de datos por ahí.

El caso es que bajo nombres como por ejemplo, Registration Services Incorporated, Domain Registry of America / Europe o similares te llega el sobre con membrete como "muy oficial", todo lleno de banderitas del mundo, mapas del globo y muy bonito, como si fueran los dueños de la Internet -- pero con la única intención de engañar.

Me consta que mucha gente "pica" y piensa que es algo relativo al registro internacional de dominios y envía el formulario (donde en letra pequeña pequeña dice que la empresa se llama Domain Registry of America / Europe... y que "no está afiliada ni pertenece al gobierno de los Estados Unidos").

He oído bastantes historias de horror de lo que les pasa luego a los dominios, las renovaciones, los hostings, etc. Nada bueno, vamos.

Esta vez me fijé en algo curioso: el matasellos. Lo cual explica parte del problema:

Aunque esa empresa de dominios es una de tantas montadas en los Estados Unidos (en Delaware, el estado en el que puedes crear una empresa por correo por 100 dólares en 24 horas), resulta que el spam físico en papel se envía desde... ¡Filipinas! Así que esa carta ha dado literalmente la vuelta al mundo hasta llegar a mi casa. Qué desperdicio.


El otro día en una tertulia un experto explicaba que el problema del spam digital existe y existirá mientras el coste del envío de mensajes sea cero o cercano a cero. Explicaba que está demostrado en el MundoReal™ que cuando las tarifas de correos suben o bajan el correo no solicitado (el clásico "mailing" del marketing) también disminuye o aumenta en los buzones de las casas -- porque los que lo envían a veces no pueden soportar los costes o deben seleccionar mejor. El problema es en el fondo económico.

Pero este curioso caso de spam "físico" (además del de Internet) indica que todo esto tiene difícil solución. Porque aunque las tarifas de envío de papel (o de email) desde un país a otro sean altas... si desde un tercer país al otro lado del mundo se consigue hacer el envío a un coste asumible... para allá que irán los envíos de spam (y tus datos, claro).

Me encantaría saber cuánto les costó el envío realmente, pero el matasellos solo pone Republic of the Philippines - Postage Paid - Pesos - PBP72042 que debe ser un código de pago, no el precio real.

Qué asco de spammers. Los digitales. Y los otros también.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear