Por @Wicho — 1 de Mayo de 2006

Cuando titulé Internet, mentiras y descargas de archivos a la anotación sobre la supuesta detención de 15 personas y la clausura de 17 páginas web por facilitar el intercambio de archivos no imaginaba hasta que punto lo de las mentiras jugaba un papel importante en todo esto.

Por un lado estaba el asunto de que en este país no se puede detener a nadie por algo que no es delito, con lo que sonaba cuando menos raro que alguien pudiera ser detenido por ello, extremo en el que parece coincidir el juez de instrucción en el caso contra Naiadonkey.com, pues lo ha sobreseído, y un caso, copiando a Ender, se sobresee cuando:

  1. No hay indicios racionales de que se cometiera el hecho objeto de la acusación.
  2. El hecho no es delito.
  3. El acusado es intocable por ser aforado o condición similar.

Así que en este caso estaríamos ante una aplicación del segundo punto.

Pero lo más asombroso de la noticia ya no es que el caso haya sido sobreseído, sino que ya había sido sobreseído el 29 de marzo, diez días antes de que se hiciera público el comunicado de prensa de la policiía sobre las detenciones y clausuras.

Un caso de libro de FUD.

Ahora queda por ver si el juez actuará contra los que denunciaron a alguien a sabiendas de que era inocente.

(David Bravo vía Halón Disparado e Informativos Telecinco.)

Actualización 31 de julio de 2006: Juan nos pasa el enlace a Cierra Naiadonkey, una anotación de David Bravo en la que se explica que el auto en el que el caso era sobreseído ha sido anulado «porque se ha resuelto que el Juzgado que lo dictó no era competente para llevar el asunto» con lo que el caso todavía está abierto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear