Por @Alvy — 22 de Marzo de 2003

Si la próxima vez que recibes un correo encadenado, sea un hoax, un aviso falso de virus, un timo, un correo de la suerte encadenado, una falsa petición de ayuda para niños enfermos / perdidos, la leyenda urbana de turno, etc. te indignas más de lo normal y quieres mandar a freir espárragos a quien te lo ha mandado, aquí va un consejo:

Hay tres sitios interesantes donde encontrar información sobre el origen de esos correos:

  • Rompecadenas recopila en castellano (desde argentina) correos y avisos, y tiene algunos artículos interesantes con consejos y trucos, sobre todo acerca de avisos falsos y correo encadenado
  • VSAntivirus también en castellano, desde Uruguay, está más orientado a los virus, virus falsos, pero también tiene una buena colección de hoaxes.
  • Snopes está en inglés, pero es la referencia definitiva sobre Leyendas Urbanas.
Cuando te llegue uno de esos correos o avisos que sospeches que son falsos, simplemente pierde dos minutos en ir a alguno de estos webs, encontrar la página en la que hacen referencia y copiarla y devolvérsela a tu interlocutor. Si añades estas tres URLs diciendo «estos son buenos sitios para comprobar las historias falsas antes de reenviarlas», mejor todavía. Así el que envió el mensaje podrá darse cuenta de su estulticia por haber continuado una cadena falsa.

Ese sencillo enlace, con el texto «¡te la han colado!» o «¡has vuelto a picar con un aviso falso!» suele ser suficiente para que el autor del forwardeo de turno se arrepienta de su ingenua y bobalicona acción y no la repita en el futuro. Si además hay más gente copiada [cc:] que estuviera en el mensaje original, mucho mejor. Y lo mismo si la conversación tenía lugar en una lista de correo o foro, mucha más gente se dará cuenta de que el 99,9% de esos correos son falsos y que conviene ir rompiendo las cadenas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear