Por @Alvy — 2 de Febrero de 2016

Youtubers Thumbfaces - vaya caretos, majetes
Mi página personalizada de Vídeos del momento al entrar en Youtube. Más o menos.

Ojos abiertos y saltones. Boca abierta con cara entre el asco y el asombro. Mirada perdida como de locos. Ese parece ser el look de los años 10, al menos si lo juzgarían las generaciones futuras por las miniaturas que muestran los vídeos de YouTube más populares del mundo en los diferentes países del globo. Es el equivalente a los morros de pato de los selfies o a las poco originales poses de Instagram. Y es indiferente tomar muestras para examinar en Estados Unidos, España, Japón o Alemania.

No deja de ser curioso que esa sobreactuada imagen (?!) se mantenga a veces durante toda la duración del vídeo. Entre los grandes clásicos tenemos a Grav3yardgirl (alias de Bunny Meyer), un ejemplo superlativo en sí mismo. Pero también podemos dar con gente que pone solo la «cara llamativa para la miniatura» como Vsauce3 (segunda cadena de Vsauce) e incluso a gentes que después demuestran un comportamiento aparentemente «normal» -aunque un tanto inquietante- como Grace Helbig.

En el territorio del castellano poco se puede decir que nadie haya visto ya: tenemos por supuesto a ElRubius, rey-de-reyes; a la expresiva YellowMellow, al rapidoparlante Germán... Un grupo de lo más variada pero que sigue unos mismos patrones de imagen, miniaturas, tono de voz - como sucede en el resto de países, todo sea dicho.

Lo que se puede deducir, así en plan casero, visto lo visto, es que en YouTube:

  • Nada se deja al azar: las fotos-miniatura están cuidadosamente elegidas y todas utilizan la opción «personalizar miniatura» que ofrece YouTube entre sus herramientas, pero previamente se ha hecho un montaje o elegido un fotograma con sumo detalle. Por tanto...
  • ... si los protagonistas aparecen con caras de locos/asombrados/sorprendidos es porque es conveniente que así sea. Esto puede ser una cuestión estética y temporal («look de los 2010») o más probablemente una forma efectiva y comprobada de atraer más clics para que se contabilicen más visitas a los vídeos [de hecho YouTube tiene una opción para marcar las «miniaturas engañosas» cuando se abusa de esta opción]. Esto quiere decir que...
  • ... ese look funciona y es el que más llama la atención del «público». En un entorno tan competitivo por la atención como es YouTube -y más a nivel global- el resultado es casi cuestión de pura evolución, de supervivencia de la idea más apta. Si los protagonistas deciden que la «cara de loco» es la mejor opción, la moda o lo más efectivo, así seguirán haciéndolo.

La conclusión podría tener una lectura cuanto menos curiosa: los youtubers ponen cara de locos (¿es ya un meme?) porque poner cara de locos ayuda a que los canales sean exitosos y por tanto los youtubers sigan reproduciendo el comportamiento de poner cara de locos.

Pero ya digo: a lo mejor la conclusión no debería ser esa sino que simplemente poner cara de loco está de moda. O que ni siquiera está de moda porque hay muchos más vídeos sin caras de locos que con ellas y lo que se ve en los Vídeos del momento son imaginaciones nuestras. ¡Ah, los misterios de Internet!

Compartir en Facebook  Tuitear