Por @Wicho — 8 de Abril de 2009

Esta página salió en la edición del domingo pasado de La Voz de Galicia, diario en el que nos han fichado como colaboradores para publicar una página sobre tecnología, ordenadores, Internet y esas cosas en la sección de Sociedad.

La Voz de Galicia 5-4-2009
Llamadas gratis a cualquier lugar del mundo,
La Voz de Galicia 5 de abril de 2009.

Los servicios de telefonía a través de Internet, como Skype, prometen cambiar radicalmente el panorama de las telecomunicaciones en los próximos años

Un estudio publicado hace unos días por Telegeography, una empresa dedicada al análisis del mundo de las telecomunicaciones, afirmaba que Skype fue durante el 2008 la empresa que más minutos de llamadas de teléfono internacionales había vendido en el mundo.

Lo curioso es que Skype no es una empresa de telecomunicaciones, a menos no lo que tradicionalmente entendemos como tal, ya que en realidad por lo que es conocida es por el programa del mismo nombre que permite hacer llamadas telefónicas y videoconferencias a través de Internet utilizando un ordenador o ciertos teléfonos diseñados especialmente para utilizar el servicio, aunque desde esta misma semana también se puede usar desde un iPhone a través de una conexión wifi, y pronto también desde los dispositivos Blackberry.

Puede que este resultado sea además algo cuestionable, ya que está comparando una empresa que opera de forma internacional como es Skype con operadores de telecomunicaciones que en la mayoría de los casos solo tienen actividad en un país determinado, pero en cualquier caso me parece significativo, pues indica que una empresa en principio ajena a un mercado está convirtiéndose en un importante jugador en este.

El secreto del éxito de Skype está, aparte de haberse sabido vender muy bien, ya que tampoco es la primera empresa en haber ofrecido un servicio de este estilo, en que gracias a él se pueden hacer estas llamadas de manera gratuita -aunque en realidad su coste va incluido en el de la conexión a Internet que se esté utilizando-. Esto quiere decir que cualquiera con una conexión con tarifa plana podría estar hablando literalmente todo el mes a través de Skype con sus familiares, amigos, o también contactos profesionales, e incluso haciendo conferencias a varias bandas o videoconferencias, por 20 o 30 euros, aunque para ser justos también habría que sumar el coste de la conexión a Internet del que recibe la llamada, y si vamos a eso, el de los ordenadores de los que están participando en la llamada. Pero en la práctica, de todos modos, la apreciación de cualquiera que use este servicio es que es gratis, o que va incluido en su conexión a Internet.

Y Skype permite hacer llamadas a teléfonos convencionales, de los de toda la vida, y aunque este servicio tiene un coste adicional, por lo general es más barato que hacer la llamada a través de las operadoras de telefonía tradicionales.

Este tipo de servicios es conocido como Voz sobre IP (VoIP por sus siglas en inglés) y aprovecha la potencia de los ordenadores y dispositivos electrónicos actuales para digitalizar la voz -convertirla en datos, de una forma similar a como el sonido se almacena en un cedé de música-, transmitirla a través de Internet, y convertirla de nuevo en sonido al llegar a su destino.

Skype, como decíamos, funciona en un ordenador, en teléfonos especialmente diseñados, o en un iPhone, que en realidad es algo muy parecido a un ordenador que se lleva en un bolsillo y que además incorpora un teléfono en sus funciones, pero hay fabricantes, como por ejemplo Cisco, que ofrecen teléfonos diseñados para utilizar estos servicios que en poco se diferencian, al menos externamente, de un teléfono tradicional, aunque por dentro en realidad lleven un pequeño ordenador.

En la práctica esto quiere decir que este tipo de sistemas es cada vez más fácil de utilizar y cada vez más popular para su uso doméstico y empresarial, donde el ahorro de costes puede ser considerable, aunque hay temas, en especial el de la seguridad de las comunicaciones, que hay que tener en cuenta, ya que no sería demasiado complicado interceptar la información que circula entre dos o más teléfonos IP si alguien tuviera especial interés en ello.

Un cambio radical
Para las empresas de telecomunicaciones tradicionales, que viven de vendernos minutos de conversaciones telefónicas, la telefonía IP es ciertamente un verdadero quebradero de cabeza, pues según se vaya popularizando -y todo indica que es algo que va a más- irá minando su negocio.

Una opción será ofrecer servicios atractivos que incluyan en un paquete una conexión a Internet que además sirva para resolver todas las necesidades de comunicación de sus usuarios mediante voz, fax y similares, y de hecho la tendencia parece ir por ahí, ya que cada vez es más habitual que las operadoras incluyan las llamadas locales e incluso nacionales y a móviles dentro de la tarifa de conexión mensual.

Otra, intentar negar la evidencia y resistirse al cambio, como por ejemplo está haciendo T-Mobile en Alemania, que ya ha dicho que va a bloquear el uso de Skype en todos sus puntos wifi. Yo, por mi parte, en las últimas facturas del teléfono de casa no estoy pagando nada por las llamadas que hago, y eso que no soy más que un usuario muy ocasional de Skype.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear