Por @Alvy — 4 de Octubre de 2006

(Nota: Esta anotación habla de FON, que es una de las empresas en las que participo. Ver Full Disclosure.)

Alberto nos mandó hace unos días unas foneras para probar, dado que salieron a la venta hace unas semanas. Ayer que visité FON para una reunión general con Martín y compañía estuve charlando con algunos de los ingenieros y gente que ha estado involucrada en su desarrollo, comentando sobre el «cómo se hizo». La fonera es el resultado de muchos meses de trabajo de un gran grupo de gente. Es tecnología española (aunque se fabrica en China) y todo el mundo en la empresa está realmente orgulloso de eso. Está basada en todo lo que FON ha aprendido en el último año sobre hardware, software y los usuarios de las redes inalámbricas y el wi-fi en general. La fonera tiene también la denominación cariñosa de «router social» porque su función principal es compartir conexión en comunidad con otros usuarios.

FoneraPara quien no lo sepa, la fonera es básicamente un router wi-fi para la comunidad FON. Sirve para dar conexión a Internet inalámbrica a usuarios locales en casa o la oficina compartiendo la conexión de banda ancha (ADSL/Cable), ya sea en locales públicos, con vecinos o con la gente que pasa por la calle. Es un router wi-fi minimalista, muy barato, diseñado para funcionar con la comunidad de usuarios FON (todos los usuarios comparten su conexión, de modo que si tú compartes, puedes usar los puntos de acceso de otros a cambio.). El cacharro en sí me parece bastante bonito (ver fotos): pequeño, blanco, se esconde en cualquier rincón y viene preparado para montar en la pared. Incluye simplemente una toma de corriente, una conexión Ethernet y la antena (no he probado la distancia de cobertura pero me dijeron que más o menos igual que la de los conocidos routers Linksys, aunque se puede ampliar poniéndole otra antena exterior). La fonera se enchufa a cualquier conexión de red Ethernet, normalmente a alguna de las bocas libres de salida del router ADSL/Cable. Una pregunta típica es si reemplaza al router normal: la respuesta es «no», es un añadido a la instalación existente, como poner un teléfono inalámbrico adicional en casa.

La Fonera al lado del LaCie (para comparar tamaño)Después de enchufarla, la fonera está diseñada para funcionar prácticamente sola a menos que tengas una configuración de red especialmente extraña. Se puede mirar la guía de instalación en papel o usar el CD-ROM. Para redes complejas o para cambiar los detalles más técnicos y avanzados hay un manual completo y ayuda en la web, aparte de foros y correo para soporte técnico. Después de encenderla, accediendo a la zona de usuario se puede «registrar la fonera» que significa registrarse como usuario en FON (o utilizar una cuenta ya existente) e indicar los datos de posición en un mapa (dirección y posición).

Una de las principales características de la fonera es que separa las conexiones en dos redes distintas, denominadas «red privada»y «red pública». Como la seguridad es algo que preocupa a mucha gente, la red local y tus ordenadores van por la privada (con una contraseña WPA o WEP que tú eliges, o creando usuarios adicionales) sin limitaciones y el resto de la gente con la que se comparte conexión, por la pública (con sus identificadores de usuario FON). En el gestor de conexión se ven dos SSID diferentes, llamados MyPlace y FON_xyz que puedes renombrar a lo que prefieras. La fonera ya incluye la esperada función para elegir cuánto wi-fi quieres compartir, por ejemplo 512 Kbps ó 1 Mbps de tu línea de 2 ó 4 Mbps, o sin límite si te sientes más generoso.

En las pruebas en la oficina tuvimos un problema con un Mac, que se quedaba colgado al arrancar si la fonera estaba encendida. Parece que era un bug durante el arranque del Mac OS 10.4.7 al identificar las redes disponibles para el Airport e intentar conectar. Actualizando a la 10.4.8 (PowerPC / Intel) el problema desapareció. Después conectamos y navegamos bien por ambas redes.

Otros detalles (para los más techies) son que la fonera tiene un panel de configuración avanzada como otros routers. (Se accede normalmente a través de 192.168.10.1 con el usuario admin y la contraseña elegida). Se puede conectar a Internet por DHCP que es lo más típico, pero en la configuración avanzada también funciona por IP Estática, PPPoE o PPTP, lo cual depende del proveedor que se esté usando (o del router principal de la casa). En cuanto a autenticación para la red pública se usa el un nombre de usario y contraseña de FON (en el navegador), y para la red privada pueden elegirse entre dejarla abierta, WEP, WAP, WPA2 y WAP/WPA2-Mixed (a efectos prácticos: una contraseña larga que guardas una vez y te olvidas). Internamente lleva un mini-firewall configurable entre las dos redes (pública y privada) y también permie cambiar el canal (o dejarlo en Automático) y el modo wi-fi B/G o mixto. El hardware principal es Atheros. El código está basado en OpenWRT, es una versión mejorada del FON Basic tambíen basado en OpenWRT que sirve para algunos modelos de routers Linksys y Buffalo, y también es open source. Los detalles técnicos que me contaron fueron un montón de pesadillas que pudieron arreglarse durante el desarrollo, pero las peores fueron curiosamente las «políticas» para conseguir todas las «certificaciones» y «logos» que se ven en la caja y son necesarios para poner algo a la venta, dado que era un producto completamente nuevo. Desde el «Wi-Fi Certified» al de la FCC o el logo CE europeo, fueron a cual peor, pero al final se pudieron completar todas.

El mapa FON del barrio, el verde oscuro es la fonera de la oficina encendidaTambién se han renovado recientemente en la web de FON los Mapas FON. Ahora permiten buscar fácilmente puntos de acceso, o «situar el router con mayor precisión» si compartes tu conexión. La gran mejora es que permite ver en tiempo real dónde puedes conectarte: los puntos de acceso o hotspots que están activados y funcionando (verde oscuro) frente a los que están registrados pero no están activados en ese momento (verde claro) y los naranjas (usuarios registrados que se han registrado como foneros, que cambian a verde si activan un punto de acceso). En el Feed RSS Blog de FON donde la empresa va contando las novedades hay cifras oficiales sobre todos estos usuarios y puntos de acceso. (En realidad hay más puntos de los que aparecen en los mapas, pero no todo el mundo en la comunidad ha registrado correctamente el router o sus datos, incluida la posición, o a veces están utilizando una versión anterior del software que no tiene la función de conexión con los mapas en tiempo real. Esto tendrá que mejorar con el tiempo, pero significa que yendo por la calle puedes encontrar un punto de acceso que no está en los mapas.)

El precio actual de la fonera son 5 euros; con gastos de envío (e impuestos) en total son 17,40 €. Alguien me dijo el otro día que a ese precio es más barato acceder a toda la red FON para siempre que un pase de día para el wi-fi de algunos hoteles (en cierto modo, no parece difícil amortizar la compra si estás dispuesto a compartir tu conexión con la comunidad). Las foneras se venden directamente en la Tienda FON y como la fabricación encargada ha sido grande no hay problemas de «escasez» (de momento) como pasó en su día con otros routers. Me dijeron también que la idea es que en la feria de tecnología SIMO TCI del mes que viene en Madrid se vendan en el stand directamente a 5 euros, buen momento para conseguirla más barata.

Hay más anotaciones de gente que también ha estado probando la fonera y cuenta su experiencia buscando fonera en technorati: fonera.

Actualización: José me envió algunos comentarios por correo, incluyendo una pregunta que he visto en varios sitios y que parece bastante frecuente entre gente que está considerando instalarse un punto de acceso FON:

¿Qué ocurre si un usuario se conecta a mi red [punto de acceso], y desde mi conexión comete algún delito, como descargar pornografía infantil, enviar spam…? En el ISP quedará registrada la IP, pero va a ser la mía, y el que va a tener que responder sobre eso voy a ser yo.
La respuesta es sencilla: todos los usuarios que navegan por los puntos de acceso FON son usuarios registrados (o bien son foneros que comparten sus routers, o bien son gente que ha comprado pases de navegación por tiempo). En los registros de FON está toda su información personal, correo confirmado, lugar desde el que se conecta y todo su historial de navegación por los distintos puntos de acceso (fechas, horas y lugares). En caso de que pasara algo que pudiera considerarse constitutivo de delito parece claro que un juez podría solicitar entonces los registros y no sería demasiado complicado cruzar esa información con la de los proveedores de Internet para encontrar a la persona real que estaba usando cierta cuenta en un punto de acceso concreto en ese momento. El responsable de haber hecho «algo» sería esa persona, no el propietario del punto de acceso. Se puede comparar con dos escenarios similares también posibles: el de una red wi-fi complemente abierta, en la que cualquiera puede conectarse de forma anónima (y donde localizar a alguien que se conecta un rato sería sin duda mucho más difícil) o el de una red comercial de una cafetería o un hotel, donde en caso de que sucediera «algo» el responsable sería el usuario final, no el dueño de la cafetería o el hotel. Parece obvio que alguien que quiera «hacer algo malo» elegirá un sitio desde donde sea más difícil localizarle, no una red comercial o de usuarios registrados donde se guarda la información de todos los accesos.

Actualización (13 de octubre de 2006): La revista Consumer ha publicado una extensa entrevista a Antonio Sáez, director general de FON en España en la que responde a un montón de preguntas sobre la fonera, FON, su modelo de negocio y la relación con los proveedores de Internet y operadoras.

Actuaolización (31 de octubre de 2006): Ya se ha publicado como estaba previsto el código fuente de la fonera [tar.bz2, 80 MB] (más info en el Área de descargas de FON) para todos los programadores y hackers interesados en trastearla un poquillo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear