Por @Alvy — 26 de Agosto de 2016

Nat y Lo explican en este vídeo con la ayuda de los ingenieros de Google cómo funciona YouTube «por dentro» a grandes rasgos. Y es que gestionar el servicio de almacenamiento y distribución de vídeos más grande del mundo no es tarea fácil, especialmente teniendo en cuenta los millones de usuarios que lo utilizan cada día, los millones de horas de grabaciones que se suben para distribuir y la gran variedad de formatos en los que se graban y luego distribuyen.

El proceso es más o menos este:

  • La gente sube los vídeos a YouTube en todos los formatos imaginables; se ha visto pasar por allí prácticamente todos los formatos que alguna vez han existido.
  • Lo siguiente es la fase de procesamiento, en la que se adaptan esos formatos a algo genérico que todos los reproductores puedan manejar, especialmente en cuanto a tamaño y resolución (de lo contrario muchos vídeos serían «demasiado grandes» y funcionarían a saltos todo el rato).
  • El primer proceso del procesamiento es entender cuál es la resolución y el número de fotogramas por segundo del vídeo para crear algo llamado mezzanine, una especie de «archivo maestro de tamaño reducido» con una compresión mínima y que puede volver a comprimirse cuantas veces haga falta.
  • Los vídeos se dividen en fragmentos de unos 5 segundos que se procesan en paralelo en varias máquinas; de ahí salen varias versiones comprimidas a diversas resoluciones, que luego se «cosen» para volver a formar el vídeo completo ya comprimido. Se pueden llegar a crear hasta 25 versiones distintas de cada vídeo.
  • El siguiente paso lo realizan los codecs (codificadores-decodificadores) que analizan el vídeo completo buscando cómo comprimir solo las partes que cambian, eliminar las bandas de color, los «artefactos» de la compresión, etcétera.
  • Además de eso otros procesos generan las miniaturas (thumbnails), intentando seleccionar las mejores mediante algoritmos automáticos.
  • También se utiliza reconocimiento de voz para generar los subtítulos y transcripciones (que también juegan su papel en la búsqueda de vídeos).

Algo que no se menciona en el vídeo es que otro de los procesos del vídeo es el que comprueba que el audio no esté en la lista de música con derechos restringidos – que haría «saltar una alerta» a modo de aviso, o directamente eliminaría la banda sonora si quien ha subido el vídeo no hace nada al respecto.

Y otro tanto si las imágenes del vídeo están en la lista negra de material protegido por tratarse de una película, serie de televisión, emisión con derechos restringidos (ej. Fútbol, Juegos Olímpicos), etcétera. Todo eso lo llevan a cabo algoritmos y hay quien vive en una continua Guerra fría intentando pasarlos por alto – razón por la que muchos vídeos están «enmarcados», «reflejados en modo espejo», «grabados con un móvil de la televisión» y cosas así.

Este educativo vídeo de Nat y Lo tiene una segunda parte no menos interesante, Cómo funciona el reproductor de vídeo de YouTube que explica algunos detalles curiosos sobre esta herramienta tan universal.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear