Por @Alvy — 22 de Noviembre de 2012

LINELINE solo tiene un añito de antigüedad, pero llega desde Asia como un producto perfectamente terminado y funcional: mensajería de tipo chat, llamadas de voz gratuitas, envío de fotos, vídeos, música, timeline estilo Twitter/Facebook… Pero lo mejor de todo es que explota a la perfección la fórmula mágica de ganar dinero: es gratis para el usuario pero vende complementos como emoticonos y stickers a precios de «todo un euro».

Ahora la paz de la universalidad de Whatsapp podría verse amenazada por un servicio que ofrece lo mismo y algo más y que además obtiene pingües beneficios vendiendo conejitos sonrientes con corazones, personajes de manga y ñoñerías varias. Por si fuera poco, es multiplataforma y funciona tanto en iOS como en Android y Windows Phone, además de en ordenadores Mac OS X y Windows, abarcando tanto a los que prefieran el móvil como el ordenador.

Ya lo usan 74 millones de usuarios en todo el mundo y en España comienza a ser cada vez más popular, aunque le queda superar el escalón de la expansión mediante el «efecto red» haciendo que todo el mundo atraiga a sus amigos para que se lo instalen. Hay más información en este artículo que preparé para RTVE.es: LINE: la competencia a Whatsapp que llega desde Japón.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones