Por @Alvy — 1 de Mayo de 2005

En el O'Reilly Radar, el magnífico Tim O'Reilly se explaya en un artículo titulado Ten (No, Eleven)Years of Internet Advertising con un buen repaso a algunos números de la primera década de anuncios en Internet, a raíz de un informa publicado hace algunas semanas por DoubleClick: Ten Years of Internet Advertising [PDF, 1 MB].

Aunque se suele decir que los primeros banners que surgieron se inventaron en HotWired según O'Reilly él los inventó para el Global Network Navigator casi un año antes, en septiembre de 1993 (en beta desde marzo).

Algunos datos curiosos según el informe es que 2004 ha sido el primer año que en que la publicidad ha movido más dinero desde 2000 (el año en que estalló la burbuja puntocom): 9.600 millones de dólares. Para verlo en perspectiva, resulta que esta cifra es mayor que la de la publicidad exterior (vallas en las calles) y algo así como el 80% del mercado de la publicidad en revistas o el 50% mitad que el de la radio - que cualquier puede imaginar como muy grandes y lucrativos.

Además de hablar de muchas palabras marketoides («buzzwords») que usa el mundillo de la publicidad, y que ni O'Reilly sabe bien qué definen (yo tampoco), también se menciona que el 35% de todo ese dinero gastado en publicidad ha sido en anuncios «rich media», es decir, anuncios en Flash (animaciones y similares). Curiosamente el rich media es un formato considerado casi unánime por los navegantes como «muy molesto» (como los pop-ups) pero que como O'Reilly apunta en el artículo goza de la curiosa «ventaja económica» para algunos de ser más «caro», tanto para las agencias que los crean (y lo cobran a los clientes, a los que les asombra ver cosas de colores volando por la pantalla), como para los sitios donde se anuncian, las redes de publicidad que los comercializan y en general para toda la cadena de intermediarios. Aparte de ese 35%, otro 40% de la publicidad es publicidad contextual en buscadores, considerada generalmente como poco o nada molesta, y el 25% restante corresponde a otros formatos más tradicionales (banners, etc.)

También hay un par de párrafos que describen lo que pasó a principios de los 90 cuando tras imaginar la publicidad como medio de financiación para proyectos se toparon con la norma de la NFS que prohibía la actividad comercial en Internet.

And as it turns out, that vision the National Science Foundation's «Acceptable Use Policy» (AUP) prohibited commercial activity on the internet. So I asked Steve Wolff, who was the NSF's guy in charge of internet oversight about our idea at a conference in January of 1993, and he said «our charter is to support research and education, and if there's anyone who fits that bill, it's you guys, so go for it.»
Y sobre lo originalmente se pretendía y en realidad es la publicidad hoy en día:
My idea was that the internet would enable not «ad clutter» -we can indeed thank HotWired for that innovation- but rather that it would allow content-rich, in-depth product information. I was imagining a yellow pages in which you could click through to product brochures, an ad model that would circumvent the «bingo cards» requesting additional product information that accompanied many vertical market magazines.

And as it turns out, that vision did indid in fact come true. We've been blinded by the rise of intrusive popups to the fact that the real revolution in internet advertising is the radical increase in the availability of product information. What is a site like oreilly.com, or any of a million other corporate sites but an advertisement? Those countless banner ads - they are the barkers outside the door, trying to bring customers into the carnival tent where the real action is happening.

After the WSJ article hit, we had hundreds of angry letters and emails. But when I pointed out that the advertising on the WWW was different from outbound advertising via email (now known as spam :-), because you were hosting the data on your own site, and visitors came to you, sentiment turned around immediately, and the internet advertising era began.

Tal vez como dice O'Rilley hemos estado demasiado cegados (me incluyo) por el aumento de publicidad intrusiva «tipo popups» como para darnos cuenta de que debido a la enorme cantidad de información disponible se necesitan esos «perros ladrando a las puertas» de cada sitio web (los anuncios) para atraer a los «clientes» a los sitios web de los anunciantes, donde está la «acción». Bueno: o tal vez no, y esa información y servicios valiosos y «acción» se puedan encontrar sin que nadie te esté ladrando continuamente en la oreja. En fin, veremos dentro de otros diez años.

¡Ah! El artículo también menciona el famoso (aunque tal vez inexacto) dato de que el 8% de los usuarios de Internet tienen un blog. Cuando esto lo dice una de las mayores redes de publicidad, es que claramente los blogs están en el «punto de mira». Así que los que imaginábamos que tal vez podría existir una especie de reserva protegida en Internet con buenos contenidos y sin demasiada publicidad molesta nos podemos ir dando por jodidos. O no ;-)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear