Por @Wicho — 28 de Mayo de 2004

Howard Carmack, aka «Buffalo Spammer», ha sido condenado a entre 3 y medio y siete años de cárcel, dependiendo de su comportamiento en prisión, aunque en realidad no ha sido condenado por enviar millones y millones de correos basura -hasta 825 millones según una denuncia de EarthLink- sino por hasta catorce cargos de robo de identidad y falsificaciones, ya que en el estado de Nueva York no hay una ley específica contra el spam; me recuerda a cuando consiguieron encerrar a Al Capone por evasión de impuestos.

No es el primer revés legal que sufre Carmack, que el año pasado fue condenado a pagar 16,5 millones de dólares a EarthLink, y no se si esto enviará algún tipo de mensaje a otros spammers, pero por la parte que me toca, se lo tiene merecido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones