Por @Alvy — 28 de Junio de 2013

Privacidad

No es fácil protegerse de PRISM teniendo en cuenta que la mayor parte de los servicios de Internet están en Estados Unidos y éstos han vendido completamente la información a agencias de inteligencia como la NSA (cosa que ya sabíamos por otro lado) facilitándoles el acceso a sus servidores desde hace años.

Pero de modos modos hay algunos métodos anti-PRISM que pueden ponerse en práctica para proteger las comunicaciones, tanto telefónicas como a nivel de correo electrónico, navegación por la red y archivo de documentos. He publicado algunas de estas ideas de alta y baja tecnología en RTVE.es: Si no puedes confiar en empresas ni en gobiernos, ¿cómo proteger tus datos en Internet?

Ah, ¿y lo que recomendaba el propio Edward Snowden acerca de meter los móviles en un congelador para que el efecto de «jaula de Faraday» bloqueara las señales? Pues no: no siempre funciona. Es mucho mejor usar una coctelera metálica cerrada para anular la cobertura en esos móviles a los que no se puede quitar la batería.

El mensaje de la comunidad Internet es bastante claro, como también conté allí hace poco:

«Dejad de vigilarnos»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear