Por @Wicho — 10 de Enero de 2011

Imagen vía Javier Peláez de La Aldea Irreductible

El que el Congreso rechazara aprobar la Ley Sinde antes de las vacaciones de navidad fue todo un regalo de reyes anticipado.

Pero con la vuelta de la actividad política podríamos ver cómo la resucitan en el Senado y nuestros representantes políticos nos cuelan una ley muy similar a una que los políticos de los Estados Unidos no quieren para su país, aunque no han tenido problemas para presionar para que se apruebe aquí.

Comentamos un poco como está el tema en Ley Sinde: ¿el retorno del engendro?, pero sin duda es algo que dará que hablar en los próximos días.

Mientras tanto, no está de más recordar la síntesis de la Ley Sinde en 67 palabras que hizo David Bravo basada en el cuento El Mago:

La industria del copyright movió un dedo y se enviaron cartas advirtiendo de acciones legales. Cuando las cartas se ignoraron, la industria movió un dedo y se interpusieron las acciones judiciales. Cuando los jueces resolvieron en favor de denunciados y demandados, la industria movió un dedo y se recurrieron las resoluciones. Cuando volvieron a perder en los juzgados, la industria movió un dedo y desaparecieron los jueces.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear