Por Nacho Palou — 25 de Junio de 2008

Bombilla Bajo ConsumoEl Congreso acuerda prohibir en tres años la bombilla clásica, que deberán ser sustituídas, salvo contadas excepciones, por bombillas de bajo consumo.

La idea sobre todo es que la medida sirva sobre todo para hacer notar la importancia de la eficiencia: más del 80% de la energía consumida por una bombilla convencional se “pierde” en forma de calor y emisiones distintas a las de la luz visible.

Las bombillas incandescentes, como las bolsas de plástico o las botellas de agua no reciclables se están convirtiendo en un símbolo de la lucha contra el cambio climático. No es que su sustitución por bienes más ecológicos vaya a evitar el problema de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero sus impulsores consideran que ayudan a crear una conciencia ciudadana de lucha contra el calentamiento global.

En total se trataría de sustituir los 350 millones de bombillas incandescentes que hay en los hogares españoles progresivamente. En cualquier caso es una buena idea hacer el cambio; ahora son mucho más económicas que antes y en algunos centros comerciales o superficies de bricolaje venden paquetes de varias a un precio razonable.

Por cierto que aunque El País afirma que la bombilla incandescente es un invento de Thomas Edison en 1879 en realidad el invento de la bombilla hay que atribuírselo a Warren De La Rue que ya la había hecho funciona cuarenta años antes, en 1840; y mencionar a Humphry Davy, quien en 1809 colocó una fina tira de carbón entre los dos polos de una pila, creando un fugaz arco luminoso que fue la base esencial en la que se basa el funcionamiento de una bombilla de filamento.

(Gracias por el enlace Er_Makina.)

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

7 comentarios

#1 — Manuel

Esperemos que en paralelo se desarrolle un buen servicio de reciclado para estas nuevas bombillas, cuyo bajo consumo, se contrarresta en cierta medida con ciertos componentes tóxicos de las mismas, véase mercurio por ejemplo.

#2 — juan carlos

Las bombillas de bajo consumo son incompatibles con los reguladores de intensidad. Si prohiben las incandescentes, ¿qué hago con la lámpara de mi salón?

#3 — garincis

Me parece una aberración que sea obligatorio el uso de las bombillas de bajo consumo.

Las incandescentes son muy poco eficientes desde el punto de vista energético, pero las fluorescentes no son la panacea. He comprobado por EXPERIENCIA PROPIA que son muy sensibles al ciclo de encendidos y apagados además de a otros factores, que combinados reducen drásticamente su duración. Instalé CFL en el salón (2) y dormitorio. Las del salón ya llevan funcionando 4 años, aunque una de ellas apenas se usa, y la otra como media puede estar encendida unas 6 horas al día, de forma continuada.

La del dormitorio se usa mucho menos tiempo (no llegará a 45 minutos diarios) pero con muchos ciclos de encendido, y apenas duró 5 meses la primera y 3 la segunda. Ahora uso incandescentes.

Quizá el problema se halla visto agravado porque se activa con dos interruptores conmutados, dotados además de un piloto para sea localizable en la oscuridad, que en mi tienda de electricidad habitual me confirmaron que son perjudiciales para los sistemas flourescentes.

Además del coste económico que las CFL tienen para el bolsillo hay un COSTE ECOLÓGICO en su FABRICACIÓN y RECICLADO, por lo que debe impulsarse su uso frente a las de incandescencia, pero sólo en los casos para los que sea adecuado.

Ahora mismo uso fluorescentes en cocina (tubo) y salón (2 bombillas) y he eliminado los pilotos de los interruptores.

Y nunca lo pondría en el recibidor, en el que instalé un temporizador para no tener que volver para apagar la luz cuando ya había encendido alguna otra en la casa.

En baños, dormitorios y lámparas de mesa también uso incandescente, y en el pasillo puntos halógenos.

Mi norma es "si se usa en tiempos cortos, no pongas fluorescente", no como en mi trabajo, donde han puesto bombillas de bajo consumo en entradas y pasillos, que se activan con sensor de presencia.

Perdonad lo extenso de comentario, pero creo que nos estamos obsesionando con el "bajo consumo" mirando sólo los vatios/lumen (para eso las de sodio son estupendas, aunque lo veas todo amarillo) sin tener en cuenta otros factores.

#4 — Jose Luis

Muy adecuados los 3 comentarios precedentes.

Otra medida más, que se toma sin analizarla en profundidad y que claramente tiene que ver con su estética y no con su eficacia real.

¿PARA CUANDO CICLOS DE VIDA COMPLETOS DE LOS PRODUCTOS?

Lo mismo que sucederá con los aerogeneradores, que para reciclar el material de todos los molinos que se van a tener que retirar de aquí a unos años, se va a gastar más energía y se va a contaminar más que lo que han ayudado a evitar.

El único punto indiscutiblemente favorable en el asunto de las bombillas es la concienciación de la ciudadanía, pero por favor ¿podriamos hacer una concienciación serial y leal sin manipular a la gente?

#5 — warp

Como siempre los gobiernos actúan por lo que algún idiota les sopla al oído.

Ahora les entra la vena "ecologista" sin pensar que el más mínimo acto tiene consecuencias, a veces imprevisibles.

¿Han pensado que mucha gente no tiene dinero para comprar estas bombillas? ¿Las están condenando a la oscuridad por ser pobres?

Sin ánimo de polemizar en vano, José Luis, pienso que concienciar a la gente sin más también es manipularla.

Yo pienso que sería más lógico dar datos exactos y que decidan qué quieren hacer. Pero eso requiere:

a)-conseguir datos exactos e imparciales,
b)-dárselos a la gente sin manipulación,
c)-que la gente piense por sí misma,
d)-que tengan el suficiente sentido común para decidir qué quieren hacer por el bien común.

Todas se me antojan casi imposibles. Empezando por la definición de "gente", no digamos ya "el bien común".

#6 — Miguel Guatemala

Ya en mi pais (venezuela) se esta implementando progresivamente el cambio de bombillas incandecentes por fluorescentes. me parece una idea acertada con respecto a la parte que nos toca a la hora de cuidar el planeta..

#7 — Raúl

Entré con la idea de dejar un comentario explicando por qué las "bajo consumo" no siempre son la mejor opción, pero garincis, en el #3 lo ha dicho todo. ME apunto a su comentario, ya que mi experiencia en casa es prácticamente calcada.