Por @Wicho — 26 de Abril de 2011

La complicada situación económica por la que pasa el Radio Observatorio de Hat Creek, que se ha ido quedando sin financiación, ha obligado a poner en hibernación el Allen Telescope Array (ATA), tal y como explica Tom Pierson, el director del Instituto SETI, en esta carta [PDF 152 KB].

Ata-Foto-1
Antenas del Allen Telescope Array. Foto © SETI Institute.

Este radiointerferómetro, además de cumplir con un rango de objetivos científicos, era la principal fuente de datos para las actividades de búsqueda de inteligencia extraterrestre del Instituto SETI.

Obviamente, esto ha obligado a detener todos los programas que lo utilizaban, aunque en el Instituto tienen la intención de seguir trabajando en el desarrollo de nuevo software, en mejorar la capacidad de almacenamiento del sistema, y en añadirle nuevos receptores capaces de detectar señales de hasta 15 GHz, a la espera de que se pueda solucionar el problema de financiación.

Son necesarios unos 2,5 millones de dólares al año para mantener el ATA y el programa SETI asociado en funcionamiento. Una de las opciones de financiación podría pasar por que las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos decidieran utilizar el ATA para su programa para detectar, seguir, identificar y catalogar todos los objetos fabricados por el hombre que hay en órbita alrededor de la Tierra, lo que permitiría utilizar el ATA para sus fines científicos al menos a tiempo parcial.

Pero en cualquier caso, y a menos que cambien mucho las cosas, lejos quedan los planes para ampliar el ATA en distintas fases a 98, 206, y finalmente 350 antenas desde las 42 actuales.

(Vía Slashdot).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear