Por Esther — 22 de Septiembre de 2011

Ovencleaners

El síndrome químico múltiple (SQM) se extiende, advierten los investigadores médicos. La enfermedad, crónica e incurable, se desarrolla bien por una exposición corta e intensa -una fumigación mal hecha, por ejemplo- o bien por inhalar pequeñas dosis durante mucho tiempo.

Una simple colonia puede provocarles ahogos y no es fácil vivir en un mundo repleto de pinturas, tintes, fibras sintéticas, fórmica, detergentes, suavizantes, desinfectantes, insecticidas...

Muchos enfermos llevan siempre una mascarilla encima para protegerse si, por ejemplo, «entras en una tienda y han echado ambientador», explica Lola Contra, una afectada. Otros síntomas, que se relacionan también con la fibromialgia y la fatiga crónica, son mareos, debilidad muscular, cansancio o desorientación.

Carme Valls, endocrinóloga y vicepresidenta del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS), detalla que afecta más a las mujeres, tanto por genética como por mayor exposición a los productos químicos.

Julio Márquez, exjefe de Neurología del Hospital Universitario de Bellvitge, impulsó una unidad de SQM a mediados de los 90, clausurada justo un día después de su jubilación en el 2006. Dice: «Las pruebas clínica son exhaustivas y los resultados no pueden fingirse, es una enfermedad multisistémica, ataca sobre todo al sistema nervioso porque interfiere en los neurotransmisores».

La OMS no la reconoce como enfermedad; Japón, los Estados Unidos y Alemania, sí.

También la reconocen los jueces, que «van por delante de las autoridades sanitarias, hay decenas de sentencias que reconocen el SQM», dice Jaume Cortés, abogado especializado en riesgos laborales del Colectivo Ronda.

Los médicos aconsejan ventilar mucho, como hacían las abuelas, no aplicar productos químicos alegremente, ni siquiera en casa, dónde se concentran los focos contaminantes en poco espacio y usar guantes y mascarilla siempre que sea necesario. Lola, además, insta a «abandonar esa absurda manía que lo limpio tiene que oler a algo; eso añade más y más química innecesaria». El doctor Márquez resume: «La química ha ayudado a salvar muchas vidas, pero no puede desbocarse de esta manera».

Foto (CC) Chesbayprogram.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

10 comentarios

#1 — dazer

Los médicos, al parecer, saben poco de cuánto volumen de aire puedes renovar por medio metro de ventana abierta en cada lado de la casa en 5 minutos (hint, hint: un piso de 30m^2, en una ciudad, se renovaría unas 1.5 veces: más que de sobra)

¿Cuánto se extiende?, ¿por dónde se extiende? ¿quién es población de riesgo?, ¿qué agentes exactamente pueden provocarlo?. Ciertamente suena peligroso cuándo la justicia lo reconoce antes que la ciencia.

#2 — Esther

La justicia y la ciencia lo reconocen, quien no lo hace son las autoridades sanitarias ni la OMS. Lo de ventilar...la doctora Valls me contó, aunque no lo he recogido aquí, que pintaron un instituto con alumnos y profesores dentro y al día siguiente empezaba la Semana Blanca...nueve días sin ventilar. Respecto por dónde se extiende y con qué sustancias, se sabe que afecta más a las mujeres, tanto por genética como por estar más expuestas a productos químicos; no se sabe por qué algunas personas son más propensas que otras a adquirir el SQM; sobre todo si es por exposición a pequeñas dosis pero a lo largo de mucho tiempo; se sabe mejor si es por una exposición corta e intensa, muchos de los afectados lo son por fumigaciones mal hechas.

#3 — el gato cuantico

A riesgo de que me tachen de cualquier cosa, lamento que el artículo sea un poco tendencioso y sensacionalista... ya que esta serie de trastornos son bastante controvertidos. Por mucho que lo quieran defender, a día de hoy no hay ninguna evidencia científica real de causa-efecto entre la exposición y la aparición de los síntomas, por ejemplo, los enfermos no pasan las pruebas de doble ciego, por lo que los productos químicos en sí no deberían de ser la razón de la sintomatología. Todo esto desde el mayor respeto a los enfermos, ya que una enfermedad discapacitante es siempre una desgracia.

Eso sí, ninguna compasión se merecen los vendedores de filtros, ionizadores, productos sin químicos... que se merecen el mismo respeto que los charlatanes de feria.

Y mi derecho a pataleta, microsiervos no debería dar crédito a estas cosas como tampoco debería defender la homeopatía (y ahora saldrán quince mil chalados diciendo, pues a ellos les ha funcinado)

#4 — Carolina

Sé de primera mano que la medicina no es muy eficiente en diagnosticar cosas nuevas. Y hay grandes cajones de sastre, como la fibromalgia, el colon irritable o fatiga crónica, adonde nos meten a enfermos que en realidad tenemos otra cosa.

Eso es lo que me hace coincidir con Gato, al menos en parte. Entre uno que solo quiere el nombre de su enfermedad para poder tratarla y el médico que busca gastar los menores recursos posibles, estos síndromes son la panacea de las respuestas. El enemigo está en todos lados.

#5 — Emilio

La incultura de los que niegan el SQM es perdonable ya que negar lo que no se comprende es humano, lo imperdonable es la falta de humanidad de ver que cientos/miles de personas están sufriendo un infierno en vida y acusarles de farsantes. Eso es lo que me hace sentir vergüenza de los que van de seudo-científicos por la vida.

Suerte!

#6 — el gato cuantico

Emilio, cuando estaba en la facultad me advertían de que tenía que evitar establecer relaciones causas-efecto a la ligera. Si es humano negar lo que no se comprende, es mucho más humano ocultar la ignorancia con relaciones peregrinas... (llevamos desde el albor de nuestra conciencia haciéndolo).

Y dados los datos disponibles, no se ha podido establecer una relación entre el SQM, o ya que estamos, la Electrosensibilidad, con la exposición a determinados agentes ambientales.

#7 — Iker

#6, me interesa mucho el tema. Tienes enlaces a estos estudios donde no ha sido posible establecer las relaciones de causa-efecto citadas? Muchas gracias.

#8 — el gato cuantico

Double-blind placebo-controlled provocation study in patients with subjective Multiple Chemical Sensitivity (MCS) and matched control subjects.

Evidence for Overlap Between Idiopathic Environmental Intolerance and Somatoform Disorders -- Josef Bailer, PhD, Michael Witthöft, DiplPsych, Christine Paul, DiplPsych, Christiane Bayerl, MD and Fred Rist, PhD

De hecho, hay muchas referencias en la misma página de la wikipedia. En Inglés, por supuesto.

#9 — Esther

El gato cuántico: Lamento que identifiques el texto con homeopatía, creo que ni se sugiere tal cosa. Yo no tengo formación médica como tú, así que te daré encantada si quieres los contactos de las fuentes médicas con las que hablé, no lo he citado aquí por redundante pero también lo hice con el doctor Marcel Rossich, jefe de neurología del Grupo Pere Mata. Estoy segura de que les interesará saber tu opinión y supongo que a ti escuchar la suya.

#10 — Asaltador

Esther, creo que Gato no ha identificado el texto con homeopatía sino que se refiere en general a pseudomedicina no comprobada con ensayos de doble o triple ciego.

Que cites doctores que aseguran que existe el efecto, en ciencia se considera un argumento de autoridad no válido, lo único concluyente aquí expuesto es el estudio de doble ciego que ha citado el gato cuántico.

Yo conozco a doctores en medicina colegiados, que luego estudiaron homeopatía y ejercen esta última disciplina que como se sabe no tiene mas eficacia que el placebo. Lo que quiero decir es que por esto mismo el argumento de autoridad no es válido.

Esto solo retroalimenta la quimiofobia.