8 comentarios

#1 — Jesús

Bueno, ahora ya sabemos una de las cosas por las que el PP cedió...

La verdad, la energía nuclear no me parece una mala opción, pero no me gusta la idea de tener centrales tan atrasadas en activo más tiempo. Si se va a usar energía nuclear, bien, perfecto, pero que se haga bien. Cuanto más vieja es una estructura mayores son los riesgos, y con las centrales existentes ya hemos tenido algún que otro susto.

#2 — Fernando

Lo mejor es la argumentación, los informes técnicos (de ingeniería de las centrales, de coste-beneficio económico, de impacto en las emisiones de CO2) que han justificado esta decisión.

Los mismos que justificaron el límite a 40 años.

Los mismo que justifican casi todo en este país.

¿Es que en España no hay nadie que pueda dar una respuesta racional y pasársela a quienes gobiernan?

#3 — Biuro

Si están en condiciones de ser usadas, no se porque se van a demoler. Hay muchos medios técnicos para saber si están en condiciones, y no creo que haya político que se atreva a jugársela, por dos razones:

por la mala prensa que da.
por que como haya un escape pernicioso, estará sobre su conciencia toda su vida.

Yo tendría mas miedo si viviera aguas abajo de una presa de agua que explote una central nuclear, aunque en ambos casos la posibilidad de que ocurra algo es remota.

#4 — José

Admitamos que lo moderno es ser pronuclear. A diario se descubren insospechados enamorados de lo atómico, que defenderían hasta su último aliento esta energía por limpia, barata y segura, siempre, claro está, que las centrales se instalaran a unos cientos de kilómetros de las arizónicas de sus jardines. Pasan estos afirmaciones por verdades incontestables cuando lo cierto es que la energía nuclear no es limpia, ni barata ni segura, y en ningún caso es la solución al cambio climático.

Empecemos por el precio. Sirva como ejemplo el caso del reactor Olkiluoto 3 de 1.600 megavatios, el primer proyecto acometido en Europa desde el desastre de Chernobyl, que se empezó a construir en Finlandia en 2005. Se presupuestó en 2.500 millones de euros y se dijo que se culminaría en cuatro años. Tras sucesivos retrasos, el plazo de entrega no se producirá antes de 2013 y a un coste superior a los 6.000 millones de euros. Como alternativa se antoja algo lenta y no muy barata.

Sigamos con otro precio, el del uranio, que se ha multiplicado por nueve desde los 7,10 dólares por libra que costaba en 2001 a los 63,88 dólares de ahora. La razón es que falta uranio, hasta el punto de que un tercio de lo que se consume procede de los stocks militares. Podrían explorarse nuevos yacimientos en los que la concentración de uranio fuera más baja pero su explotación requeriría enormes cantidades de energía convencional, es decir mucho dióxido de carbono lanzado a la atmósfera. La presunta energía limpia que produce los residuos más peligrosos que se conocen es también altamente contaminante en sus fases previas.

Hablemos por último de la seguridad, que no ha de circunscribirse al peligro constante de escapes radiactivos. El martes un grupo de activistas de Greenpeace ocupó sin mayores problemas la central de Cofrentes y culminó su protesta encaramándose a sus torres de refrigeración. Sustituyamos a los ecologistas por un comando de Al Qaeda. ¿Qué impide al terrorismo islamista considerar a las nucleares objetivos de sus ataques suicidas?

La energía nuclear es sucia, cara e insegura. Eso sí, es moderna y neoliberal, tanto que Zapatero ha renegado de su credo antiatómico y ha aceptado que las centrales vivan lo que Dios y el CSN quieran. Asistimos a otro bandazo valiente y doloroso.

#5 — Cansinado

Es difícil escoger por dónde replicar a José. Es natural cuando se trata de un "ataque por saturación", algo que, reconozcámoslo, es una estrategia útil en conversaciones en el bar, pero contraproducente cuando se tiene tiempo para la réplica.

"limpia, barata y segura, siempre, claro está, que las centrales se instalaran a unos cientos de kilómetros de las arizónicas de sus jardines. "

Yo estaría encantado de estar al lado. Lo único malo son las subestaciones, bastante más peligrosas. Y como yo los vecinos de por ejemplo, Vandellós, que a menudo manifiestan su estado de ánimo.

Y es que lo racional es reirse un poco de los tecnófobos de los nuevos tiempos y hacer caso a quien sabe.

"el martes un grupo de activistas de Greenpeace ocupó sin mayores problemas la central de Cofrentes y culminó su protesta encaramándose a sus torres de refrigeración."

Esta es buea ¡hay un guarda herido por la motosierra y dice que "sin problemas"!

Greenpeace se ha manifesado a menudo como un grupo violento y ahora no ha sido menos. Lo bueno de esta violencia es que demuestra que las centrales tiene un sistema de seguridad que hace frente a las amenazas y que, además, sabe calibrar el peligro de quie tiene delante. Es decir, a los energúmenos de Greenpeace los deja hacer porque alguno de ellos podría salir herido, pero por las heridas que han sufrido podemos entender que están dispuestos a pelear a muerte si es que lo que tienen delante es algo que pasa de violento a directamente asesino.

Me parece una desfachatez la técnica del "salvaje transeunte ataca con el ojo el puño del pacífico activista" Los hechos son claros, Greenpeace es violenta.

Es cansino ya insistir en que el precio del combustible nuclear es una parte mínima de los costes.

Es cansino insistir en el lamentable juego de etiquetas que espetan a los que llevan la contraria a esos "intelectuales" antinucleares.

Es cansino que te hablen una y otra vez de lo terrible de los costes de cierto tipo de centrales cuando estamos hartos de oír que hay que practicamente arruinarse a impuestos con las hipersubvencionadas "energías verdes"

#6 — Javier

Hombre amigo cansinado, solamente has contradicho lo puesto por José pero no has dado argumentos.
Yo a lo que dice José añadiria que los gastos de "mantenimiento" de manera segura de los residuos en rara ocasión supera los 30 años y como máximo llega a los 75... los otros miles de años se los dejan a los que vengan detrás... si no te parece bastante cara, para justificar el que no se llegue mas alla siempre leo y oigo que "se están investigando maneras de reaprovechar los residuos...".
No digo que tengamos que cerrarlas ya, pero sin duda no son el futuro.

Un saludo

#7 — Cansinado

¿Que no he dado argumentos? ¡claro que no! eran datos, facilísimos de comprobar además. El dato que refuta lo de "entraron sin problemas", por lo sencillo de encontrar y por lo extraordinariamente contrario a la afirmación original, deja patente de manera muy clara de qué van los antinucleares y de qué pasta están hechos.

Ahora resulta que lo de las nucleares sí o no es cuestión de retórica ("argumentos") y no de datos. No creas que me extraña.

En cuanto a los residuos, lo de miles de años... pues ya será menos. Resulta que te pones a estudiar los DATOS y resulta que los residuos peligrosos de verdad, los de gran actividad, tienen una vida media muy corta y los que tienen una vida larga, no tienen gran actividad. Además, yo no es que haya oído que se están estudiando aprovechar los residuos es que resulta que se sabe cómo aprovechar lo que ahora se está desaprovechando. Precisamente la central de la que habla el comentarista ecoalarmado es una que pretende servir para eso (a él le parece que da poco para lo que gasta, entonces yo me acuerdo de cuánto prometen los molinillos y los panelitos solares y la ruina en impuestos que nos están costando)

#8 — Jaby

La cuestión en sí es la materia prima!!! Da igual si es nuclear, o de materia oscura, lo jodido es que el recurso o aumenta de precio por la demanda y además luego termina por acabarse.
La nuclear no deja de ser una transición, pero no la solución.
Salu2