Por @Alvy — 5 de Septiembre de 2011

10010

Cuatro años ha tardado la justicia española en poder confirmar lo que en su día clasificamos por aquí como de matemáticamente improbable por no decir im-posi-ble, es decir, lo que era palmario. La afirmación en cuestión era:

En los últimos 15 años me han tocado aproximadamente 50 premios de juegos de azar, como la lotería, la Bonoloto o el cupón de la ONCE. Y en toda mi vida me habrán tocado unas 80 veces premios importantes. Jamás he comprado ningún boleto premiado previamente, siempre los he comprado antes del sorteo.

Dado que la probabilidad de que esto sucediera la calcularon expertos como de 1 entre 43.000.000.000.000.000.000.000.000 finalmente el «suertudo» ha tenido que reconocer su mentira y confesar ante el juez: Juan Antonio Roca ha admitido haber comprado lotería premiada para blanquear dinero en el caso Malaya. La verdad, se podrían haber ahorrado cuatro años ante semejante sandez de afirmación.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear