Por @Alvy — 22 de Febrero de 2021

James de The Action Lab muestra en este vídeo cómo se puede construir el equivalente a un dado de seis caras pero con una pelota de ping-pong esférica, lo que los roleros llamarían un D6 esférico. Esto que en principio parece fácil, luego difícil y luego nuevamente fácil tiene su truco.

Para crear una primera versión se puede tomar una pelota de ping-pong y simplemente pintarle seis números en el equivalente a lo que sería un D6 convencional [el peso de la tinta se ignora; sería fácil compensarlo añadiendo puntitos blancos invisibles en todos los lados]. El problema es que una bola al ser esférica no tiene puntos de equilibrio y puede «aterrizar» en cualquiera de cualquier forma, de modo que puede resultar difícil e incluso discutible el resultado, aunque sea por aproximación.

La solución es meter dentro un octaedro hueco en su interior: como tiene seis vértices, se puede usar una bolita pesada para que al rodar por la mesa se decante por uno de los vértices. Problema resuelto con ingenio. Aquí hay una página con ficheros para imprimir en 3D esos octaedros.

En el vídeo también pueden verse unos curiosos dados llamados trapezoedros trigonales asimétricos que tienen aspecto de cubo deformado, en «versión Dalí» podríamos decir. A pesar de su forma son equilibrados y «justos», en el sentido de que los números de todas las caras tienen la misma probabilidad tras un lanzamiento (algo que no sucede en otro tipo de formas geométricas). Sin embargo, tal y como advierte James, no todos los dados son «justos» aunque lo parezcan, pues con cierta habilidad se pueden manipular. A veces hacerlos más «justos» requiere estudiar cómo se reparten los puntos en las diferentes caras, como ya explicamos para dados D20, D30 y otras variantes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 16 de Octubre de 2020

El hombre de las fotos | Microsiervos (Fotografía)

Generar números aleatorios no es fácil para los ordenadores, inherentemente deterministas. Por eso se trabaja en algoritmos que permitan generarlos cumpliendo con diferentes definiciones de aleatoriedad y a la vez ciertas premisas: que no requieran mucha memoria, que el código sea rápido y no demasiado complejo y que los resultados sean «reproducibles» (por ejemplo en simulaciones). Esto último es en cierto modo un poco paradójico, pero es así como funcionan: una vez iniciado un generador con un valor dado debería generar siempre la misma secuencia.

En la página dedicada a la familia PCG de generadores de números aleatorios hay una interesante tabla que muestra todas estas características para los diversos algoritmos que se utilizan habitualmente: Mersenne, ARC4Random, LCG 64/32, XorShift 32/64, RanQ… El propio PCG, explicado en este paper dice ser una solución que cubre con todas las necesidades:

El nombre de la familia, PCG, significa generador congruente permutable. Combina los dos conceptos que subyacen en el esquema de generación, a saber: las funciones de permutación en tuplas y se emplea un generador congruente lineal.

Toda la documentación y el blog que está en esa misma página son interesantes para entender algunos de los problemas actuales: que los generadores de números aleatorios no son suficientemente aleatorios, que algunos son demasiado predecibles o inseguros, lentos o que no tienen funciones que serían muy útiles como el «saltar hacia adelante» (jump ahead). El código está disponible en C y C++.

Las aplicaciones de los generadores de números aleatorios van mucho más allá de usarlos en juegos y simulaciones: también juegan un papel importante en criptografía y seguridad. Si se utilizan generadores inseguros puede que un buen algoritmo criptográfico no sirva de nada o sea fácilmente vulnerable; de ahí su importancia.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 2 de Octubre de 2020

Dependiendo de la situación puedes elegir cómo enmarcar tu toma de decisiones. Depende de si la situación requiere elegir entre acciones o formarse una opinión en base a las evidencias.

– Cassie Kozyrkovz

Según Cassie Kozyrkovz, Jefa de Inteligencia de Decisión de Google, hay dos tipos de personas en el mundo: las bayesianas y las frecuentistas. Esto está relacionado con el azar y su interpretación estadística y probabilística más profunda a la hora de tomar decisiones o elegir opciones. Una cuestión que pasa de ser una mera «diferenciación estadística» a algo con ciertas implicaciones filosóficas por no decir metafísicas.

Puedes hacer un pequeño experimento para saber a qué grupo de personas perteneces viendo cómo Kozyrkovz lanza una moneda al aire sobre la palma de su mano. Cuando caiga, responde:

¿Cuál es la probabilidad de la moneda haya salido «cara» una vez que ya ha caído, pero antes de ver el resultado?

Una persona bayesiana diría que esa probabilidad es del 50%, dado que hay las mismas probabilidades de que salga cara o cruz. Simplemente no se sabe. Es cierto que Kozyrkovz lo sabe porque lo ha mirado (y lo sabe con certeza) pero tú no, que es a quien se pregunta, no lo sabes, y eso puede ser lo importante.

En cambio, una persona frecuentista diría que es o bien del 100% o bien del 0%. La moneda ya ha caído y es un hecho consumado que es cara o es cruz. Kozyrkovz también lo sabe. No hay probabilidades llegados a ese punto. Y la moneda no va a cambiar mágicamente de orientación porque tú no lo sepas.

En el fondo esto es la diferencia entre quienes piensan que algunas cosas suceden aunque tú las desconozcas, y quienes se preocupan más por la realidad o las evidencias tras los hechos. También puede entenderse como que acerca de ciertos hechos puedes tener una opinión o bien centrarte en que indubitadamente hay cierto, aunque no conozcas esos hechos. Hay a quien le importa más su opinión, y modificarla con el tiempo, y quienes piensan que si se repite la prueba y la situación en la que hay que elegir opciones frecuentemente acertarán cierto número de veces.

§

Me pareció también curioso cómo hay un momento [alrededor de 02:12] en el que el ejemplo de la moneda comienza a parecerse peligrosamente a un estado cuántico de superposición, como el de un fotón con el espín hacia arriba o hacia abajo con probabilidad 50/50. Kozyrkovz descarta esto rápidamente diciendo que esto es estadística y no «una moneda de Schrödinger» que está «¡oh, vaya! en un estado indeterminado». Hace bien porque el parecido es un espejismo y la mecánica cuántica no tiene nada que ver con esto.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 25 de Septiembre de 2020

I asked you to choose any integer from 1-100 and any letter of the English Alphabet

MahoganyForest pidió así como quien no quiere la cosa a un montón de gente de Reddit que eligieran un número entre 1 y 100. Tras ~1.300 respuestas este fue el resultado:

69, 37, 2, 27, 7, 17, 8, 23…

En el mismo experimento se pedía también elegir una letra de la A a la Z. Estas fueron las mayormente elegidas:

I asked you to choose any integer from 1-100 and any letter of the English Alphabet

J, A, M, K, S, Q…

El experimento no daba más explicaciones acerca de en base a qué había que elegir los números o letras. Recientemente Carrierieri lo repitió y con unas 100 respuestas el resultado fue más o menos el mismo: 69, 37, 1… Que sepamos, el 69 también es una de las terminaciones más buscadas en la Lotería de Navidad, junto con el 13.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


The Eudaemonic Pie

EUR 8,46 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Fooled by Randomness

EUR 9,47

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección