Por @Alvy — 13 de Junio de 2009

El otro día le cayó encima un meteorito a un chaval Alemán; por suerte sólo le hirió en la mano, pero al impactar contra el suelo dejó un pequeño cráter de casi medio metro de diámetro. Hay más detalles en Meteorite Strikes Teen’s Hand; He Survives.

El meteorito tenía el tamaño de un guisante; resulta curioso de la historia que el chico explicara que vio primero «una especie de bola de fuego» para luego sentir el impacto y posteriormente oir un gran estruendo, el efecto típico cuando algo se mueve a velocidad supersónica y ves sus efectos antes de recibir el sonido. Han calculado que impactó a unos 48.000 kilómetros por hora. Los científicos ya han comprobado que se trata de un meteorito real.

La probabilidad de que esto suceda seguramente es menor de que te toque la lotería, aunque en un artículo del Telegraph lo sitúan en «una entre un millón» lo cual lo haría incluso más probable que ganar la loto. (Aunque probablemente han usado una figura metafórica).

En Some Meteor Near Misses hay una lista que se publicó en 1992 de impactos de meteoritos contra personas y edificios; el resumen es que al cabo de un siglo se contabilizaron unos 60 impactos contra edificios personas y animales, de los cuales en 25 el meteorito cayó muy cerca de las personas (a menos de 100 metros) aunque ninguno de los incidentes fue fatal.

Actualización: También en What Damage Have Impacts Done to Humans in Recorded History? hay una buena recopilación, incluyendo algún caso en España. (¡Gracias Juan Luis por el enlace!)

Actualización (14 de junio de 2009): Como suele pasar en estos casos, ya se ha montado la controversia dado que el «incidente» puede haber sido una invención, o desde luego no lo que han publicado los periódicos. Nos avisió Francisco de la Estación de Seguimiento de Bólidos del Observatorio UCM. En principio me pareció que la noticia firmada por The Telegraph sería fiable, dado que incluía una frase citando a Ansgar Kortem del Observatorio alemán Walter Hohmann, quien había confirmado la autenticidad del meteorito. Pero en Bad Astronomy se dice que Kortem negó haber dicho eso exactamente, y que sus palabras fueron malinterpretadas. Se puede leer sobre todo esto en el artículo A boy claims he was hit by a meteorite. El resumen es que aunque la historia es posible sólo se cuenta de momento con el testimonio personal del chaval, y el resto no está para nada confirmado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear