Por @Alvy — 26 de Octubre de 2008

En el reciente MAD #494 se incluía una divertidísima sátira sobre Las 50 peores cosas de Internet, que incluía –cómo no– a los casinos de juego online, con una descripción de «traca»:

#8 - Los casinos online – «Aunque podemos ver tus cartas… prometemos no hacer trampas».

En esta lista de Lo Peor de Internet están todos esos sitios para «jugar» donde lo que realmente te estás jugando es la información de tu tarjeta de crédito, que se envía a algún remoto lugar del extranjero, donde no se pueden aplicar las leyes locales y donde participas en juegos «programados» por la casa, que al estar fuera de toda jurisdicción opera sin seguir las reglas de ninguna comisión o autoridad relacionada con los casinos «reales».

¡Eso sí que es «jugársela»!

Y, como suele suceder, la realidad superó a la ficción según cuentan en Apuestas y Azar:

Y volvió el escándalo. La falta de seguridad, de control público y sobre todo de ética empresarial (…) ha resurgido de nuevo tras el escándalo destapado esta misma semana (…) en uno de los mayores portales de poker online. (…)

Algunos ex empleados, un tanto resentidos, habían creado un código que aumentaba sustancialmente las posibilidades de éxito de los jugadores. Para ser exactos, aseguraba el triunfo, ya que permitía ver las cartas del resto de participantes y así apostar sobre seguro. (…) La estafa asciende a más de 75 millones de dólares (…) la corporación (…) se enfrentará en los próximos meses a una demanda multimillonaria que según los entendidos sentará un precedente histórico.

Si alguien se preguntaba todavía por qué perdía siempre en la mesa de póquer, o cómo podían tan «listos» esos tipos que tenía enfrente, he ahí la sencilla respuesta, literalmente, lo que venía a decir el chiste del MAD: «como era previsible, te estaban viendo las cartas».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear