Por @Alvy — 7 de Enero de 2011

Mega-Millions

Tal y como cuentan en muchos periódicos, por ejemplo en Los Angeles Times (Hay Jackpot for Lost lottery numbers) el martes pasados los números ganadores del Mega Millions estadounidense fueron casi, casi, los números de Hurley en Perdidos (Lost).

El sorteo es muy parecido a nuestro Euromillones; la combinación ganadora fue 4-8-15-25-47 y 42, muy parecida a 4-8-15-16-23 y 42 que es la que aparece en la serie, con tres números y el complementario iguales.

Como era previsible, muchos fans de la serie juegan esos números y resultaron premiados. Pero en muchos lugares se explica que en vez de llevarse un «gran premio» de 3+1, los 25.000 acertantes (en otros sitios se habla de 41.000) «repartieron el dinero» que correspondía a la categoría de su premio y se llevaron únicamente 150 dólares cada uno.

En realidad esto no es del todo correcto: a diferencia del juego europeo, donde los premios de cada categoría van en función de la recaudación y el número de acertantes, en el Mega Millions estadounidense los premios son fijos. De modo que todos los acertantes de 3+1 ganan cada semana 150 dólares independientemente de cuántos acierten. Tan solo el estado de California reparte los premios menores equitativamente, mediante una fórmula llamada pari-mutuel y el único premio que realmente varía cada semana y se reparte entre todos los ganadores es el gran premio.

En las semanas anteriores entre 5 y 10.000 personas acertaron en esa misma categoría, lo cual quiere decir que aparecieron entre 3 y 4 veces más acertantes de 3+1 que lo habitual, algo razonable teniendo en cuenta la popularidad de los números chungos. Algo similar ocurrió en Bulgaria en 2009 y en en Irlanda en 2005, con una combinación prácticamente idéntica: también aparecieron unas 3,5 veces más acertantes de lo que sería normal esperar.

Si los fans de Lost hubieran acertado los seis números, realmente hubieran repartido un bote millonario (unos 380 millones de dólares) entre miles de ellos, algo que por suerte –o más bien, por desgracia, que nunca se sabe– no sucedió.

{ Foto (CC) Vic @ Flickr }

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear