Por @Alvy — 12 de Abril de 2018

Bell NIST

Con el sugerente título de Experimentally generated randomness certified by the impossibility of superluminal signals un artículo publicado en Nature ($) describe un nuevo sistema que utiliza mediciones cuánticas para generar números aleatorios «certificados». En otras palabras: tienen la garantía de aleatoriedad máxima que proviene de la imposibilidad de la existencia de señales superlumínicas (que teóricamente tendrían una velocidad mayor que la de la luz – algo imposible si en este universo se respetan las leyes de la relatividad).

Como los metodos matemáticos para generar números aleatorios no dejan de ser pseudo-aleatorios cuando se requiere azar de verdad hay que recurrir a la física: radioactividad, ruido electrónico o fenómenos cuánticos.

Lo que han logrado estos investigadores es utilizar una serie de tests experimentales del teorema de Bell para aprovecharse del fenómeno de no-localidad y de este modo garantizar que el fenómeno es genuinamente imprevisible. La idea es que lo sea incluso para un «adversario teórico» que intente encontrar algún resquicio en el proceso, cosa que no podrá hacer –garantizado– siempre que esté obligado a respetar las leyes de la relatividad. O sea, todo quisqui.

El sistema todavía no parece excesivamente eficiente pues requiere una serie de unos 55 millones de pruebas para producir un par de bits. Los autores del trabajo consiguieron de este modo extraer 1024 bits aleatorios que comprobaron que eran verdaderamente aleatorios, «perfectamente uniformes», cual moneda con cara y cruz perfectamente pulidas. Su precisión: una parte entre una billón.

{Foto: NIST.}

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear