Por @Wicho — 18 de Septiembre de 2007

Dentro de la apretada agenda de misiones que le queda a la flota de transbordadores espaciales de la NASA para tener terminada la construcción de la Estación Espacial Internacional para cuando llegue 2010, la fecha prevista de retirada de los transbordadores, la próxima misión prevista es la STS-120, que debería despegar el próximo 23 de octubre a bordo del Discovery, aunque la agencia hacía público ayer que algunos de los sellos hidráulicos de la pata derecha del tren de aterrizaje principal del transbordador sufren pérdidas, por lo que habrá que reemplazarlos antes de que este pueda despegar.

Para poder extraer la pata en cuestión y reemplazar los sellos que fallan hay que desconectar y desmontar los frenos y las ruedas y una serie de instrumentos y sensores, para luego volver a montarlos cuando la pata esté reparada.

La NASA no tiene muy claro cuanto tiempo necesitará para llevar a cabo estas tareas, por lo que los responsables del programa irán evaluando sobre la marcha si va a ser necesario posponer el lanzamiento o no, aunque por de pronto lo que sí se retrasa es la salida del Discovery hacia el Vehicle Assembly Building, que estaba prevista para mañana mismo, donde el transbordador iba a ser unido al tanque principal de combustible y a los cohetes de combustible sólido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear