Logo Lainformacion.com
< Advertencia sobre las Leyes del Universo
«Blogueo, luego existo» >

Recibida la primera imagen desde el observatorio espacial COROT

La ESA acaba de hacer pública la primera imagen obtenida por el observatorio espacial COROT, un proyecto del CNES con la colaboración de la ESA, obtenida tras la apertura de su tapa protectora en la noche del 17 al 18 de este mes: COROT sees first light!

Primera imagen obtenida por el COROT © CNES

La imagen se corresponde a una zona de la constelación del Unicornio, cerca de Orión, y aunque no es especialmente espectacular, sirve para comprobar dos cosas muy importantes:
  • Por un lado, confirma que los dispositivos pirotécnicos que tenían que encargarse de la liberación de la tapa para proceder luego a su apertura funcionaron correctamente, lo que tras leer Roving Mars y las dificultades que supone diseñar los sistemas de a bordo de las naves espaciales no es tan trivial como podría parecer.

  • Por otro, el análisis de esta imagen confirma que el telescopio funciona tan bien como se esperaba, lo que no siempre ocurre, pues el Hubble, sin ir más lejos, resultó tener fallos en el pulido de su espejo, por lo que hubo que «ponerle gafas» en la primera misión de mantenimiento.

Antes de obtener esta primera imagen ya habían sido probados los cuatro propulsores que permiten orientar con suma precisión el telescopio y sus sensores de imagen, que paradójicamente han de ser calibrados en la oscuridad más absoluta para poder medir la respuesta individual de cada pixel, ya que no todos reaccionan igual a la misma cantidad de luz.

Con todo esto se espera que a principios de febrero el COROT empiece ya sus observaciones científicas, que tienen como objeto estudiar el interior de las estrellas y, sobre todo, buscar planetas extrasolares, para lo que intentará detectar el mínimo cambio en el brillo de una estrella que se produce cuando un planeta que la orbita pasa por delante de ella.

La sensibilidad del COROT es suficiente como para poder detectar planetas rocosos de sólo el doble de tamaño que la Tierra, aunque por supuesto tampoco debería tener ningún problema para detectar gigantes gaseosos.