Por @Wicho — 30 de Enero de 2007

El sábado por la tarde, hora de España, se produjo un cortocircuito en la electrónica de la Advanced Camera for Surveys, la cámara principal del Telescopio Espacial Hubble, que ha dejado fuera de servicio y sin muchas esperanzas de recuperarlos dos de los canales de esta, el Wide Field Channel y el High-Resolution Channel, aunque al parecer sí hay esperanzas -aunque remotas- de que se pueda reactivar el Solar Blind Channel: Another Hubble instrument bites the dust, Engineers Investigate Issue on One of Hubble's Science Instruments, Hubble’s main camera stops working.

El problema está en que se ha fundido un fusible en el sistema de alimentación de la ACS, y aunque toda la electrónica del Hubble es redundante, esta cámara ya estaba utilizando el «Lado B» de la suya desde el verano pasado, así que no hay más de dónde tirar.

De hecho, las opciones de reactivar el Solar Blind Channel pasarían por volver a utilizar la electrónica del «Lado A» de la ACS, que podría ser todavía capaz de alimentar ese canal, pero antes de intentarlo la NASA tiene que evaluar las posibilidades de que funcione y de que no se carguen algo más en el intento, por lo que dan un plazo mínimo de finales de febrero para volver a intentarlo.

En estas condiciones la ACS se une al Space Telescope Imaging Spectrograph, que también sufrió un fallo de su electrónica en agosto de 2004, en la categoría de instrumentos estropeados, mientras que siguen activos la Wide Field Planetary Camera 2 y el NICMOS, un instrumento que trabaja en la gama de los infrarrojos.

La duración estimada de la ACS, instalada en marzo de 2002 durante la Misión de servicio 3B (STS-109), era de cinco años, con lo que ha durado sólo un poco menos de lo previsto, aunque esto no sea consuelo dada la cantidad de ciencia que se ha hecho con ella y la enorme cola de trabajos que tenía pendientes, aunque se pedirá a los científicos que los pidieron que evalúen si podrían llevarlos a cabo con el SBC u otro de los instrumentos que aún funcionan.

Es remotamente concebible que en la próxima misión de mantenimiento al Hubble, recientemente anunciada por el director de la NASA, Mike Griffin, y prevista para septiembre de 2008, se pudiera intentar meter la reparación de la ACS, pero va a ser algo realmente difícil ya que la misión ya tiene un montón de tareas previstas, y a lo mejor tampoco merece mucho la pena, pues aparte de la complejidad que supone sólo llegar a las tripas de la ACS (habría que desconectar los sistemas de refrigeración y una serie de conexiones con el módulo de control, todo ello en un espacio muy reducido), una de las tareas a realizar es la sustitución de la Wide Field Planetary Camera 2 por la WFPC 3, que debería ser capaz de encargarse del trabajo que llevaba a cabo la ACS.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear