Por @Alvy — 20 de Marzo de 2019

Cerro Dominador / Atacama, Chile

Algunos proyectos quedan marcados por su nombre y este podría ser el caso del Complejo solar Cerro Dominador, una planta combinada de energía fotovoltaica y termosolar de concentración que está en su última fase de construcción en el desierto de Atacama, en Chile.

Además de una zona de 100 MW de paneles fotovoltaicos la enjundia del proyecto está en la torre de energía termosolar concentración de 110 MW, similar a la conocida Gemosolar de Sevilla. En este caso está previsto que funcione con 10.600 colectores (heliostatos) en 1,5 millones de metros cuadrados que generen al cabo del año unos 950 GWh, suficiente para alimentar unos 250.000 hogares.

Cual ojo de Saurón, la gigantesca torre donde se concentra los rayos solares tiene 250 metros de altura. Allí mediante la orientación de los espejos y el «efecto lupa» que concentra los rayos se calientan sales fundidas con las que se generan vapor que alimenta una turbina de 110 MW.

Algo interesante es que también hay otros 392.000 paneles fotovoltaicos en los alrededores, con los que se puede generar electricidad de forma convencional para almacenarla temporalmente de modo que se pueda mantener en funcionamiento la turbina durante 17 horas aunque no haya luz natural (por la noche, o debido a las nubes). Algo que no será muy habitual porque Atacama es el lugar con mayor radiación solar del mundo, pero… por si acaso.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 6 de Marzo de 2019

Esta instalación es el parque eólico Hornsea, situado en el Mar del Norte a 120 km al este de la costa de Yorkshire, Inglaterra y ha comenzado hace poco a suministrar electricidad a la red nacional del Reino Unido. Comparativamente, eclipsa con mucho al de Walney Extension que hasta hace poco era el más grande del mundo.

Como puede verse en estas bellas imágenes se trata de una interminable colección de turbinas de 7 MW con aspas de 80 metros de longitud (unos 150 metros de diámetro) que se elevan 190 metros sobre el nivel del mar. La electricidad llega a tierra a través de un cable submarino.

Se considera una de las «soluciones más baratas» para la generación de energía limpia, capaz de generar unos 4,1 TWh a lo largo de un año cuando el proyecto esté completado.

Dividido por fases actualmente la empresa Ørsted tiene más de 170 turbinas funcionando y las fases 1 y 2 tienen ya una capacidad de generación de 1,2 y 1,8 GW respectivamente, 3 GW en total. Cuando esté terminada hacia 2020 (y ya está previsto ampliarlo en 2022 y 2025) alcanzará los 6 GW.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Febrero de 2019

Eso que tan grácilmente vuela sobre el límpido paisaje podría denominarse un híbrido de cometa y aerogenerador. Es un prototipo a tamaño real (26 metros de envergadura) y 600 KW, completamente funcional. La idea es la misma que la de los aerogeneradores: producir energía eléctrica con grandes turbinas de forma completamente sostenible, pero en este caso aprovechando los fuertes vientos que hay a mayor altitud y mar adentro.

La empresa que lo ha creado –llevan diez años en ello– se llama Makani y ha surgido de X, los laboratorios de Alphabet (Google). Está trabajando con Shell en otros proyectos (como la generación en parques eólicos marinos) y este prototipo lo han instalado de momento en Parker Ranch, Hawái, donde hay vientos propicios para una instalación de este tipo. La versión definitiva estaría en el mar, cerca de la costa, con una boya como base.

Makani Power

La cometa puede llegar a ascender hasta los 300 metros, pero sus movimientos dependen siempre de un gigantesco cable, que llega hasta la boya y de ahí a tierra. Las operaciones de «despegue» y «captura» son bastante llamativas de por sí; cuando está operando realiza un grácil ballet aéreo, propiciado porque está construido con materiales de fibra especialmente ligeros. Según cuentan esperan poder comercializarlo en breve y realizar alguna instalación en Europa, empezando por Noruega.

(Vía Spectrum.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 29 de Enero de 2019

La «rectena»: una antena 2D que convierte la señal del wifi en electricidad / Christine Daniloff / MIT

Unos investigadores del MIT han inventado un sistema con una antena flexible capaz de convertir en electricidad las señales electromagnéticas del wifi que nos rodea, de modo que se puedan alimentar pequeños dispositivos, como un led o un chip. Estos convertidores AC-DC se llaman rectenas y son pequeños semiconductores planos de tan solo unos átomos de grosor. Una de las principales ventajas de esta nueva rectena es la flexibilidad, frente a las rectenas rígidas que ya existían para otros usos.

La potencia típica del wifi es de unos 150 microwatios y con eso se pueden recoger y producir unos 40 microwatios de corriente continua. Un uso típico serían dispositivos wereables o médicos que llevemos encima, o nuevos inventos como las famosas píldoras que te tragas y llevan una cámara o pueden hacer cosas en el interior de tu sistema digestivo. Todo ello siempre que se esté en una zona rodeado de wifi, lo cual en ciudades modernas, viviendas y otro tipo de edificios es hoy en día prácticamente «en todas partes».

El trabajo completo que se acaba de publicar en Nature tiene todos los detalles: Two-dimensional MoS2-enabled flexible rectenna for Wi-Fi-band wireless energy harvesting. En él han trabajado también algunos investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Carlos III. También hay una explicación técnica en La ciencia de la mula Francis: Una rectena flexible para reciclar la energía ambiental del wifi.

(Vía Slashgear.)

{Imagen: Christine Daniloff / MIT}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear