Por @Alvy — 27 de Enero de 2020

Gravitricity.com

Me cruce con la web de Gravitricity, una empresa que propone una curiosa solución para almacenar la energía eléctrica cuando sobra y suministrarla a las ciudades en el momento en que hace falta. Es una forma práctica de aquello de convertir energía potencia en energía cinética y de ahí a electricidad, almacenándola previamente a la inversa.

Gravitricity.comLa idea es perforar profundísimos pozos en los que almacenar grandes pesos móviles mediante cables y poleas con un sistema de motores y generadores. Cuando hay energía de sobra (eólica o solar durante el día) se aprovecha para subirlos poco a poco; luego se puede convertir en energía eléctrica cuando haya demanda, simplemente dejando caer esos pesos y empleando un sistema de generadores, que además se puede activar muy rápidamente, casi al instante.

No creo que esto sea una idea precisamente «nueva» porque se parece mucho a aquella de levantar bloques de hormigón de la empresa suiza Energy Vault. La principal diferencia es quizá que en Gravitricity proponen crear profundos pozos bajo tierra de hasta 1.500 metros de profundidad mientras que la alternativa suiza es elevar los bloques en gigantescas torres. Sus patentes parece que tienen que ver con la forma de usar las guías y cables tensados para que los pesos suban y bajen sin problemas.

Los principales parámetros que manejan para generar esta «gravetricidad» son:

  • Pozos de entre 150 y 1.500 metros de profundidad
  • Pesos de entre 500 y 5.000 toneladas
  • 10 MWh de potencia
  • Respuesta rápida a la demanda: menos de 1 segundo
  • Vida típica de 50 años sin degradación

De momento parece que tienen un prototipo de 10 metros y 250 kWh montado en una torre. Ciertamente eso no es lo mismo que perforar 150 metros (por no hablar de 1.500) en vertical bajo el suelo, donde quién sabe lo que te puedes encontrar. Pero bueno, si consiguen la financiación adecuada y demuestran que es no demasiado invasivo con los terrenos del subsuelo parece que sería una forma limpia y eficiente (calculan 80-90%) de almacenar energía eléctrica generada por otros medios.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 12 de Diciembre de 2019

Construir una central nuclear, el juego

Construir una central nuclear (Constructing NPP) es un juego divulgativo de Atomenergomash, una empresa de ingeniería que se dedica entre otras cosas a erigir este tipo de edificios, los generadores de energía y a encajar todos sistemas de que se componen.

El juego tiene dos niveles: fácil y difícil. Básicamente consiste en colocar como si fuera un puzle los diversos componentes de la central, cada uno en su sitio. En el modo fácil las piezas se ven en gris y resulta más sencillo ver dónde va cada una; en el difícil hay que hacerlo a ojo o de memoria.

Además del reactor están la turbina, el generador de la turbina, los generadores de vapor, el sistema de emergencia para la refrigeración del núcleo… El asunto no es demasiado complicado y los gráficos son claros y bonitos. Un buen ejercicio para planteárselo a la muchachada ya sea en casa o en el cole.

(Vía el siempre divulgativo @OperadorNuclear.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 10 de Octubre de 2019

Hanergy Solar Car

Este coche de Hanergy tiene el aspecto y tamaño de un utilitario ligero y pequeñito de cuatro plazas pero una importante particularidad: el techo es un panel fotovoltaico y puede recargar sus baterías con sólo estar al sol. Al menos 20 km diarios durante 30 días seguidos. Y resulta que 20 km es una distancia más que suficiente para un gran número de personas en su rutina diaria de transporte.

En EnergyTrend cuentan que ya en 2016 el mismo coche recorrió 80 km durante un día sin recargarse. En la prueba de casi un mes de duración la carga de la batería se mantuvo entre el 60 y el 80 por ciento; la velocidad máxima del coche es de unos 70 km/h, que tampoco es para hacer carreras ni largos viajes, pero no es ese el conceto. Curiosamente el panel fotovoltaico está diseñado de modo que recarga las baterías incluso en los días nublados, aunque más lentamente.

Hanergy Solar Car

Según parece esta empresa china es una de las más destacadas en este campo y se dedica a paneles para todo tipo de instalaciones, edificios, y también tiene muchos diseños para vehículos de todo tipo equipados con techos solares y distintas prestaciones: coches de carreras, utilitarios, autobuses… Su idea es que la recarga solar sea un complemento estándar en todo tipo de vehículos eléctricos en el futuro.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 31 de Julio de 2019

La planta energética humana

El proyecto Human Power Plant consiste en investigar las posibilidades de reducir la demanda de energía y –por qué no– crearla humanamente cuando se necesita. En cierto modo es como construir una pequeña planta energética humana donde todo funciona a pedales y mecanismos que de un modo u otro generan energía.

Ya hay varias versiones en forma de prototipos, instaladas en almacenes semiabandonados. Los ingenios parecen sacados de una película apocalíptica estilo Mad Max: barras metálicas, aparatos que parecen de gimnasia, tanques de agua.

Combinados con un toque artístico algunos producen sonidos que luego se convierten en música, lo que le da un toque happyflower al asunto. La idea es acabar construyendo un edificio completo alimentado por energía humana, con 750 habitaciones divididas en decenas de plantas. Allí la gente en vez de hacer gimnasia para ponerse mazaos lo haría por necesidad imperiosa para recargar sus móviles o hacer funcionar los ordenadores o el microondas.

La planta energética humana

Además de eso, todo reciclaje y reutilización se considera bueno: duchas comunes, lavaderos de ropa compartidos… Hasta los desechos se enviarían al sótano para, junto con los excrementos y resto de inmundicias ser convertidos en biogás. El edificio de momento sólo está en Photoshop, y tiene una pinta un tanto extraña, con caras felices en salas en las que la gente es tratada como los hamsters. Veremos a dónde son capaces de llegar.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear