Por @Wicho — 8 de Mayo de 2018

Krusty, de Kilopower Reactor Using Stirling Technology o Reactor Kilopower Usando Tecnología Stirling (toma retrónimo) es un reactor nuclear experimental para ser usado en el espacio desarrollado en conjunto por la NASA y por la Administración Nacional para la Seguridad Nuclear de los Estados Unidos que acaba de ser probado con éxito.

La idea es que el proyecto Kilopower sirva como base para el desarrollo de reactores nucleares que se puedan enviar al espacio, a otros planetas, o a otros astros y que sirvan de fuente de energía fiable para nuestras sondas y para nosotros mismos, que además de comer, beber y respirar necesitamos la electricidad que mantenga en funcionamiento los equipos de soporte vital para sobrevivir ahí fuera.

Krusty es capaz de producir hasta 10 kilovatios –suficientes para el consumo de un par de casas– durante hasta diez años usando para ello un núcleo de uranio-235 y unos motores Stirling. Una vez activado el reactor el calor que produce el núcleo hace funcionar los motores Stirling, que convierten ese calor en electricidad, liberando el extra de calor mediante un radiador, que es lo que parece un parasol en la animación de arriba.

Cerrando la cámara de vacío
Krusty a punto de ser encerrado en la cámara de vacío en la que fue probado

Krusty fue probado en cuatro fases. Las dos primeras fases, realizadas sin energía eléctrica, confirmaron que cada componente del sistema funcionaba como debía. Durante la tercera fase el equipo aumentó la potencia para calentar el núcleo de forma poco a poco antes de pasar a la fase final. El experimento terminó con una prueba de 28 horas a plena potencia que simuló una misión, incluyendo el arranque del reactor, la subida a plena potencia, la operación estable y el apagado. A lo largo del experimento el equipo simuló varios fallos, incluyendo fallos en los motores y en las tuberías de calor, demostrando que el sistema podía seguir funcionando y manejar con éxito múltiples fallos simultáneos. Los siguientes pasos serán diseñar y construir un modelo de vuelo que pueda ser enviado al espacio para ser probado en condiciones reales.

Este tipo de generadores prometen ser una alternativa a los generadores termoeléctricos de radioisótopos, que usan combustibles como el plutonio–238, más escaso y difícil de conseguir y más radioactivo que el uranio-235. La desventaja fundamental es que usa piezas móviles, lo que añade complejidad, algo de lo que los diseñadores de naves espaciales huyen en la medida de lo posible.

En… ¿Marte?

Podrían servir tanto para proporcionar energía a sondas que vayan a ir muy lejos del Sol como a otras que vayan a a operar sobre la superficie de un astro, ya que no dependerían de la contaminación de sus paneles solares. Y también facilitarían un aspecto del establecimiento de una posible colonia, aunque esto último es aún más ficción que ciencia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear