Por @Wicho — 20 de Mayo de 2011

Andrew Feustel y Greg Chamitoff han llevado a cabo el primer paseo espacial de la misión STS-134, aunque hubo que recortarlo en unos 10 minutos debido a un fallo en el sensor de CO2 del traje de Chamitoff.

Feustel durante el paseo espacial
Not Your Typical 9-to-5: Drew Feustel durante el paseo espacial

Esto no supuso en ningún momento ningún riesgo para el astronauta, pero sin él no había forma de monitorizar una posible acumulación de dióxido de carbono en el traje, por lo que los responsables de la misión optaron por pecar de exceso de precaución.

Aún así Feustel y Chamitoff recogieron los materiales del experimento MISSE-7 (Experimento de materiales de la Estación Espacial Internacional), que llevaban desde noviembre de 2009 expuestos a las condiciones de vacío del exterior de la Estación Espacial Internacional para ver cómo se comportan allí.

MISSE-7 antes de su lanzamiento
MISSE-7 antes de su lanzamiento

Dejaron estos materiales en la bodega de carga del Endeavour para traerlos de vuelta a tierra, donde serán analizados, y en su lugar dejaron los de MISSE-8.

También instalaron una luz en uno de los carritos de desplazamiento externos de la Estación, una conducción extra para amoníaco en uno de los bucles de refrigeración de esta para sustituir a uno que perdía un poco, y una antena para el sistema de comunicaciones de la ISS, aunque debido al fallo del traje de Chamitoff tuvieron que dejar la conexión de los cables de esta para un próximo paseo.

Mike Fincke se encargó de dirigirlos desde el interior de la ISS, mientras que Greg Johnson y Roberto Vittori estuvieron transfiriendo equipos y suministros del interior del Endeavour a la Estación.

A lo largo del día también se confirmó que va a ser necesario realizar una inspección detallada de parte del escudo térmico del Endeavour, en concreto de la zona situada entre la puerta de la pata derecha del tren de aterrizaje y la puerta que cubre los conectores del tanque de combustible.

De todos modos, por ahora es sólo por precaución, una precaución tristemente adquirida tras el desastre del Columbia, y los responsables de la NASA piensan que las imágenes más detalladas les indicarán que en realidad no hay problema.

La canción con la que empezó el día, dedicada a Chamitoff, fue We All Do What We Can Do, escrita por Dan Keenan, un ingeniero que trabaja en el escudo de protección térmica de los transbordadores, y Kenny McLaughlin, un ingeniero que trabaja en la plataforma de lanzamiento del Centro Kennedy.

Fuentes: STS-134 MCC Status Report #08 y esta lista que reúne varias cuentas de Twitter pertinentes a esta misión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear