Por @Wicho — 23 de Enero de 2008

La semana pasada la Agencia Espacial Europea (ESA) firmaba el contrato industrial para la construcción de BepiColombo, la sonda espacial que la agencia prevé enviar con rumbo a Mercurio en agosto o septiembre de 2013, en lo que se convertirá en la primera misión enviada por la ESA a este planeta: Se firma el contrato industrial para la construcción de BepiColombo.

BepiColombo es un proyecto desarrollado en colaboración con la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) que consta de dos orbitadores que serán lanzados y viajarán juntos, el Mercury Planetary Orbiter (MPO) de la ESA y el Mercury Magnetospheric Orbiter (MMO) de la JAXA.

Esquema BepiColombo - ESA - AOES Medialab
Despiece de la sonda en su configuración de crucero. De derecha a izquierda: El módulo de transferencia, donde van alojados los motores, el MPO, el escudo solar y el MMO

El primero de ellos, con 11 instrumentos a bordo, tendrá como objetivo principal el estudio de la composición de la superficie y del interior Mercurio; el segundo, con cinco instrumentos a bordo, tendrá como objetivo principal el estudio de la magnetosfera del planeta.

En general, se espera que la misión pueda dar respuestas, pistas y datos sobre:

  • El origen y evolución de un planeta tan cercano a su estrella.
  • Detalles sobre el planeta en sí: Forma, interior, estructura, geología, composición y cráteres.
  • La composición y dinámica de lo que queda de su atmósfera.
  • La estructura y dinámica de su magnetosfera, así como el origen de su campo magnético.

Igual que en el caso de la sonda MESSENGER de la NASA, también con destino también a Mercurio y que tras ser puesta en órbita el 3 de agosto de 2004 aún acaba de pasar por las proximidades del planeta hace poco más de una semana en una compleja maniobra de aproximación que no terminará hasta marzo de 2011, BepiColombo también tiene por delante un largo camino que recorrer, ya que aún si se lanza en la fecha prevista no llegará a su destino hasta junio de 2019.

La duración prevista de la misión una vez que las sondas estén en órbita es de un año, aunque si el estado de estas lo permite la misión se extenderá en otro año más, hasta septiembre de 2021. Durante cada año de funcionamiento se calcula que el Mercury Planetary Orbiter enviará unos 1550 Gb de datos a una velocidad media de 50 kb/segundo, mientras que el Mercury Magnetospheric Orbiter enviará unos 160 Gb en ese mismo tiempo a una media de 5 kb/s.

BepiColombo de camino a Mercurio - ESA
Impresión artística de la BepiColombo rumbo a Mercurio con sus motores iónicos en funcionamiento

En este camino usará la gravedad de la Luna, la Tierra, Venus y el propio Mercurio, motores químicos convencionales, y un motor iónico similar al utilizado por la SMART-1 para ir corrigiendo su trayectoria.

El nombre de la misión hace homenaje a Giuseppe (Bepi) Colombo (1920-1984), un científico, matemático e ingeniero de la Universidad de Padua que fue quien diseñó la maniobra asistida por la gravedad que tan frecuentemente usan las sondas espaciales en la actualidad. También ayudó a la NASA a diseñar la trayectoria de la sonda Mariner 10, la única en haber pasado por las proximidades de Mercurio hasta la pasada de la MESSENGER la semana pasada.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear