Por Esther — 27 de Diciembre de 2008

A partir del 1 de enero, ya no se imprimirá más el BOE. La versión digital será única y tendrá carácter oficial. Este cambio ahorrará 3.500 toneladas de papel y un coste que, entre impresión y distribución, subió a 6,3 millones de euros en el 2007. La puesta a punto del nuevo sistema no llega a los 200.000 euros.

Una de las primeras administraciones en eliminar el papel de su diario oficial fue la Generalitat de Valencia. El motivo: el 80% de las suscripciones eran de la propia administración y no superaban el millar. La medida supuso un ahorro de 960 toneladas de papel. En Extremadura han calculado un ahorro de 99 toneladas de papel y 10 millones de litros de agua.

Aparte de estas ventajas, el cambio ayudará a reorganizar y modernizar a la administración [PDF].

(Ansanma se interesó por el banner que vió en el BOE y buscó información. ¡Gracias!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear