Por @Wicho — 2 de Septiembre de 2006

Mañana por la mañana, a eso de las 7:43 hora de España (GMT +2), la sonda SMART-1 de la ESA se estrellará con la superficie de la Luna, poniendo fin a una misión de casi tres años que ha servido de demostración de la idea de la instrumentación en miniatura para sondas espaciales -esta sonda tiene un tamaño de 1 metro cúbico y pesa 370 kilogramos- y de los motores de propulsión iónica, ya que el de la SMART-1 le ha permitido recorrer unos 100 millones de kilómetros con 60 litros de combustible.

Los datos más importantes obtenidos por esta sonda han sido el mapa de los minerales presentes en la superficie lunar y una completa colección de fotografías de esta con una resolución de 40 metros; para el profesor Bernard Foing, científico del proyecto, la SMART-1 «ha mostrado una nueva visión del origen, la evolución y la topografía de la Luna».

El impacto debería poder ser observado desde la Tierra, en especial desde los telescopios situados en la costa oeste de los Estados Unidos y en Hawai, aunque dado que no tenemos datos completamente fiables de la orografía lunar es posible que la sonda impacte contra la superficie de la luna en una órbita anterior o posterior al previsto.

Hay más detalles en Europa hace diana en la primera misión a la Luna y Moon probe set for impact finale.

Actualización 3 de septiembre de 2006: La ESA confirma el impacto en SMART-1 impacts Moon; en CPI tienen la suerte de que dos de sus lectores sean miembros del equipo de la misión y publican un relato en primera persona de uno de ellos en La sonda SMART-1 se estampa en la Luna.

Actualización 4 de septiembre de 2006: Hay imágenes del impacto captadas por el Canada-France-Hawaii Telescope en Observation of the Impact of Smart-1.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear