Por @Alvy — 11 de Enero de 2018

CES2018 / Intel
Intel se tomó el incidente del apagón con buen humor

Un repetino e inesperado apagón dejó ayer durante unas dos horas sin electricidad el pabellón principal en el que se celebra el Consumer Electronics Show de Las Vegas (CES 2018). En lo que fue una especie de gran ironía cósmica la mayor feria de electrónica se quedó sin su fuerza vital, la electricidad. ¡Ay, si Tesla hubiera levantado la cabeza!

Según cuentan en CNN Money:

Una evaluación preliminar ha indicado que la causa fueron las fuertes lluvias, que provocaron un incendio en uno de los transformadores de la planta (…) El CES 2018 tiene lugar en diferentes pabellones de Las Vegas; el centro de convenciones principal –que es donde se produjo el incidente– ocupa 300.000 metros cuadrados: un auténtico laberinto de gadgets y demos que necesitan mucha energía eléctrica. Hay paredes gigantes con televisores OLED, juegos de realidad virtual y frigoríficos inteligentes (…) Sin electricidad, la mayoría de las empresas no podían exhibir sus productos. Por suerte a pesar de la oscuridad había suficiente luz de las ventanas como para caminar con seguridad. Y el «Despacito» aún podía oírse sonando en uno de los stands.

En Twitter contaban los asistentes que también quedaron bloqueados los armarios con cierre electrónico donde algunas personas dejan los móviles para recargar (así que no podían abrirse y aunque tuvieran ya batería de poco servían). Dice @petezin que andaba por allí que «Polaroid aprovechó para mofarse y Tesla presumía de batería». Luego se activó el protocolo de seguridad y evacuación para las 120.000 personas que andaban por allí.

Hasta la cuenta de twitter de Black Mirror se tomó esta «llegada de la oscuridad» con el apropiado cachondeo e ironía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear