Por @Wicho — 30 de Julio de 2007

Al parecer las acusaciones de que se permitió volar a astronautas bajo los efectos del alcohol que comentábamos el viernes están contenidas en dos informes realizados por la NASA, uno a nivel interno y otro a cargo de un comité independiente, que tenían como objetivo analizar las políticas de reclutado de los astronautas de la agencia después de que hace unos meses la astronauta Lisa Nowak intentara atacar y/o secuestrar a una compañera a causa de los celos que sentía por la relación que mantenía con otro astronauta.

Y es que sorprendentemente, aunque las pruebas a las que se somete a los astronautas para su ingreso en el cuerpo son exhaustivas, una vez que ya estaban dentro no existía ningún tipo de revisión periódica que intentara asegurar que siguen estando en condiciones mentales de seguir volando al espacio.

En cualquier caso, es importante resaltar que por ahora estas acusaciones sobre el abuso del alcohol están basadas sólo en entrevistas anónimas, por lo que en realidad no hay datos fehacientes que confirmen estas graves acusaciones.

De todos modos, Shana Dale, la subdirectora de la NASA, reconocía que en efecto existían tales acusaciones en los informes en cuestión en una rueda de prensa el pasado viernes y se comprometía tanto a investigarlas a fondo como a mejorar el proceso de revisión del estado mental y físico de los astronautas basándose en cuatro puntos principales:

  • El Jefe de Seguridad de la NASA puso en marcha el mismo viernes una investigación para aclarar el tema del uso y abuso del alcohol. Se revisarán todas las políticas y procedimientos relacionados con el uso del alcohol y la preparación de los astronautas antes de cada vuelo. El objetivo es asegurarse de que los riesgos para la seguridad de estos sean gestionados por las autoridades apropiadas y que, si es necesario, sean escalados a través de un sistema transparente de control y asignación de responsabilidades. Y es que, aunque parezca sorprendente, la regla de no probar alcohol doce horas antes de volar es obligatoria cuando se va a pilotar un avión, pero no cuando se va a volar en una nave espacial, aunque hasta ahora se entendía implícitamente que también era aplicable en este caso.
  • El comité médico de la NASA instituirá análisis del comportamiento de los astronautas como parte de sus revisiones médicas anuales.
  • La agencia desarrollará un código de conducta para los astronautas con la ayuda del propio cuerpo de astronautas, quienes ya están desarrollando unas ideas iniciales para este código.
  • Para solucionar los temas de cultura organizacional que permiten que demasiado a menudo fallos y problemas graves no salgan a la luz la NASA llevará a cabo una serie de análisis internos, incluyendo encuestas anónimas a astronautas y médicos de vuelo. La idea es mejorar las comunicaciones y asegurarse de que los líderes de la agencia responden de forma adecuada a las quejas y preocupaciones de sus subordinados.
La nota de prensa de la NASA está en NASA Moves Forward With Astronaut Assessments; los textos de ambos informes y el vídeo de la conferencia de prensa se pueden encontrar en Findings of Astronaut Health Reviews.

Hay más información al respecto en NASA vows review of alleged astronaut alcohol abuse, en NASA responds to claims of drinking problem, y en la anotación NASA Also Lost $94 Million -- Possibly In Space, Probably Drunk de Wonkette, dónde además se comenta que la agencia no puede o no sabe justificar qué ha sido de unos 94 millones de dólares gastados en material de oficina y en informática y comenta con sorna como un empleado justificó la desaparición de un portátil que le había sido asignado diciendo que había sido embarcado en un vuelo de un transbordador espacial y que al fallar en órbita había sido desmantelado y expulsado al espacio para que se quemara en la atmósfera, historia que por lo visto sus jefes creyeron a pies juntillas.

Por su parte desde Rusia niegan que en ninguna ocasión se haya permitido volar a un astronauta bajo los efectos del alcohol en Russian official denies astronaut drank alegando que en los días previos al despegue de cualquier misión los astronautas están siempre bajo la vigilancia de médicos y psiquiatras.

El problema de todo esto es que suena demasiado conocido a los que lleven algún tiempo siguiendo los avatares de la NASA, y es que precisamente este tipo de situaciones en las que las preocupaciones expresadas por empleados de la agencia son desestimadas por los responsables más arriba en la cadena de mando son las que en su momento llevaron a la pérdida del Challenger o más recientemente del Columbia.

Actualización: Declaraciones de Mike Griffin, el director de la NASA, hablando de este tema, vía NASA Watch:

Al mismo tiempo, de todos modos, nuestra política ha sido decir muy poco en público hasta que sepamos más. Si han visto la rueda de prensa, estoy seguro de que se habrán dado cuenta de que el informe fue redactado a partir de información anecdótica, sin verificar por el comité y, ciertamente, no documentada de ninguna forma que nos permitiera investigar adecuadamente los incidentes citados. Esto no quiere decir que lo que se dice en el informe no sea cierto, pero necesita una aproximación «lenta» por nuestra parte en lo que se refiere a cualquier declaración pública que pudiéramos hacer.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear