Por @Wicho — 13 de Diciembre de 2013

Módulo con fallo
Situación del módulo que contiene la válvula que está fallando

Desde el miércoles 12 de diciembre el segmento estadounidense de la Estación Espacial Internacional está operando con uno sólo de sus dos circuitos de refrigeración externos, todo parece indicar que por el fallo de una válvula que se usa para regular la temperatura del amoníaco que circula por este.

La EEI cuenta con dos tipos de sistemas de protección térmica, el pasivo y el activo para mantener el control de la temperatura.

El pasivo está formado por materiales reflectantes usados en el exterior, aislantes colocados en las paredes de esta, o tubos termosifón bifásicos como las tuberías que se ven en algunos ordenadores para tal efecto.

En activo se encarga por su parte de recoger el calor generado por los propios astronautas y los equipos de a bordo y de sacarlo al exterior para disiparlo al espacio.

En el segmento estadounidense este sistema activo está formado a su vez por dos subsistemas, uno en el interior de los módulos que usa agua que circula a 4 y 17 grados centígrados por dos bucles distintos, y otro en el exterior el External Active Thermal Control System que usa amoníaco, también con dos bucles.

El calor que recoge el sistema interior se transfiere al exterior mediante unos intercambiadores de calor y es disipado finalmente al espacio mediante radiadores; el amoníaco circula continuamente entre los intercambiadores de calor y los radiadores.

Tal y como puede leerse en Space Station encounters Thermal Control System Failure el que ha fallado es el conocido como bucle A de los externos, y todo parece indicar que es a causa de la válvula que mantiene el control de la temperatura mezclando amoníaco frío que viene de los radiadores con amoníaco todavía no enfriado.

Parece que la válvula no se cierra, o al menos no del todo, con lo que la temperatura del bucle A comenzó a bajar y bajar hasta quedar por debajo de los límites operativos, con lo que los sistemas de control procedieron a cerrar el bucle A.

De no hacerlo uno de los problemas que podría aparecer es que el agua del sistema interno se congelara en el intercambiador de calor al entrar en contacto con el amoníaco frío, dejando fuera de servicio también el sistema interno.

Parametros de la Estación
Los parámetros del sistema se pueden seguir en directo en Space Station Live!

Esto ha supuesto el tener que apagar además un montón de sistemas internos de la EEI para no sobrecargar el bucle B, sistemas que incluyen más o menos la mitad de los del Nodo 2, del Columbus, y de Kibo, los de las esclusas, algunas luces y detectores de humo, y la cámara que se usa para acoplar naves de carga a la EEI.

Esto hace que, además de tener el segmento estadounidense de la Estación y los astronautas, que no pueden hacer buena parte del trabajo programado, a medio gas, haya que haber pospuesto el lanzamiento de la primera misión regular de una cápsula de carga Cygnus.

Los equipos de tierra trabajan para acabar de identificar el problema, estudiando incluso si puede ser un problema con el software de control de la unidad en la que está instalada la válvula, pero todo parece indicar que habrá que realizar un paseo espacial de contingencia, que no de emergencia, para reemplazar el módulo que contiene la válvula en cuestión, para el que hay tres repuestos a bordo.

Por de pronto los tripulantes no corren ningún tipo de peligro, aunque desde luego lo ideal sería solucionar el problema lo antes posible ya que en esta configuración los sistemas de la Estación no son redundantes y si fallara también el circuito B habría un serio problema, pues habría que abandonar, al menos de forma temporal, el segmento estadounidense de esta, y pasar a todos los astronautas el segmento ruso.

Habría, además, que reducir la actividad en este, ya que aunque cada módulo del segmento ruso tiene sistemas de refrigeración internos y externos propios, no están diseñados para una carga tan grande.

Pero con un poco de suerte la cosa no se pondrá tan chunga.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear