Por @Wicho — 7 de Abril de 2011

La NASA acaba de publicar este vídeo que muestra cómo llegará, si todo va bien, el Mars Science Laboratory, bautizado como Curiosity, a Marte:

En él se ve perfectamente el nuevo método que se va a utilizar para el aterrizaje (y sí, se puede aterrizar en Marte) en el que tras un frenado atmosférico convencional y un descenso en paracaídas, será una especie de grúa aérea la que termine por bajar a Curiosity los últimos metros colgando de unos cable.

Una vez cumplida su misión, el portador tomará impulso para ir a estrellarse contra la superficie de Marte en otro sitio sin molestar.

Mientras tanto, en el MundoReal™, donde en el espacio no se transmite ningún sonido, aunque seas la NASA, los técnicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro llevan ya unos días cometiendo a Curiosity a rigurosas pruebas en una cámara capaz de simular las condiciones de temperatura, presión, e iluminación con las que se tendrá que ver una vez que llegue a Marte.

Curiosity en la cámara de pruebas - NASA/JPL-Caltech
Curiosity en la cámara de pruebas - NASA/JPL-Caltech, vía Universe Today

Una vez terminadas las pruebas, Curiosity será enviado al Centro Espacial Kennedy para su integración final con los elementos que le harán de transporte y con su escudo térmico, para un lanzamiento en principio previsto para entre el 25 de noviembre y el 18 de diciembre de este año.

Existe una cierta preocupación porque se ha comprobado que la cinta de kaptón utilizada profusamente para el ensamblado del MSL -algo así como la versión de la cinta americana que usa la NASA- desprende moléculas de metano, lo que podría confundir a algunos de los sensores de Curiosity, diseñados precisamente para detectar este elemento: Space Duct Tape Could Confuse Mars Rover.

Pero comoquiera que es demasiado tarde como para cambiarlo, se están diseñando estrategias para minimizar el efecto que esto pudiera tener sobre las mediciones, aparte de que parece claro que con el tiempo el kaptón cada vez emite menos metano, con lo que en un momento dado dejará de ser un poroblema.

Otra cosa que no se ha podido hacer es incorporar una cámara 3D al rover, tal y como pretendía James Cameron, con lo que habrá que esperar al menos al próximo rover para ver Marte en 3D, que podría ser una misión conjunta entre la NASA y la ESA en lugar de dos distintas como ahora mismo está planeado, al menos según se puede leer en US and Europe mull single 2018 Mars rover.

Ah, y recuerda que aún estás a tiempo de enviar tu nombre a Marte en un microchip que irá a bordo de Curiosity.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear