Por @Wicho — 1 de Abril de 2011

Logo de la UK Space AgencySe ve que no sólo en España las cosas de palacio van despacio, pero al fin hoy, un año después de que se constituyera por ley, la UK Space Agency, la Agencia Espacial del Reino Unido, empieza a funcionar al 100%.

Se encargará de gestionar y apoyar los desarrollos científicos y tecnológicos relacionados con el espacio, conseguir un mejor entendimiento de nuestro planeta mediante naves que lo estudien, y fomentar el interés por el espacio de una futura generación de científicos e investigadores.

Como primeros pasos el gobierno del Reino Unido se ha comprometido a destinar 10 millones de libras a poner en marcha un programa de tecnología espacial, reformar las leyes que regulan el funcionamiento de las operadoras de satélite para hacerlas más competitivas, y a colaborar más estrechamente con las autoridades internacionales para permitir que se desarrollen tanto el turismo espacial como el acceso a precio reducido al espacio en el país.

Lo curioso de todo esto es que igual que el Reino Unido fue durante unos años líder en el desarrollo de los ordenadores, no en vano el primer ordenador «moderno» del mundo fue británico, así como el primer ordenador comercial, también tuvo un incipiente programa espacial.

Este comenzó tras el final de la segunda guerra mundial con un claro interés militar, pero sin embargo llegó a lanzar seis satélites de investigación científica dentro del programa Ariel entre 1962 y 17979, aunque todos ellos lanzados mediante cohetes estadounidenses.

Su momento cumbre, de todos modos, llegó en 1971 con el lanzamiento del satélite Prospero, lanzado además mediante un cohete Black Arrow, de construcción británica, que estuvo oficalmente en servicio hasta 1996, aunque en 2006 aún era posible captar sus señales.

Pero a esas alturas el gobierno británico tenía otros intereses y decidió abandonar todos sus esfuerzos en este campo, limitándose a participar en otros programas espaciales mediante acuerdos con otras agencias, aunque por ejemplo desde 1986 mantenía una política que no contemplaba para nada el lanzamiento de seres humanos al espacio.

Ahora, como muchas otras veces, tocará volver a empezar.

Y no, a pesar de la fecha, no es broma.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear