Por @Wicho — 25 de Septiembre de 2007

Un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Oxford dirigido por David Deutsch sugiere que la teoría de los universos paralelos múltiples propuesta por primera vez en 1950 por el físico Hugh Everett podría explicar ciertos aspectos de la mecánica cuántica que vienen trayendo a los científicos de cabeza desde hace tiempo.

En el modelo propuesto por Everett cada vez que se explora una nueva posibilidad física el universo se divide; es decir, cada vez que algo puede resultar en distintas opciones alternativas el universo se divide y cada una de estas opciones tiene lugar en su propio universo.

Así, si alguien es atropellado, en un universo sale ileso, en otro sólo con unos rasguños, en otro muere al instante, en otro queda en coma durante determinado tiempo, en otro… etc, etc.

En definitiva, que el yo y el universo del que somos conscientes en cada momento son sólo una versión de todos los posibles.

A nivel cuántico esto quiere decir, si interpreto bien la explicación, que cada vez que se realiza una observación esta misma observación «forzaría» a la partícula observada a adoptar un particular estado que antes sólo existía en una especie de nebulosa de estados superpuestos, y el estudio de Deutsch y su equipo «demostró matemáticamente que la estructura del universo (con bifurcaciones como un árbol) creada por el universo al dividirse en versiones paralelas de si mismo, puede explicar la naturaleza probabilística de los resultados cuánticos».

El artículo de New Scientist Space en el que se habla del estudio, Parallel universes make quantum sense, es de pago, pero Maikelnai ha traducido una pequeña explicación que hace referencia al estudio en cuestión en Estudio sugiere que los universos paralelos existen.

De ser cierto esto, la realidad supera a la ficción. Con creces. Personalmente, cada vez tengo más dudas de que ni siquiera los físicos que trabajan en el tema lo entiendan.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear