Por @Wicho — 18 de Enero de 2016

SpaceX decidió utilizar el lanzamiento del satélite medioambiental Jason–3 para intentar, por tercera vez, recuperar la primera etapa de un cohete Falcon 9 tras su lanzamiento haciéndola aterrizar en una plataforma flotante.

No lo consiguieron porque una de las cuatro patas de la primera etapa no quedó bloqueada en su posición tras desplegarse, por lo que al apoyar el peso del cohete sobre ella esta cedió y el cohete cayó sobre la plataforma, explotando.

Los restos del pobre Falcon
¡Bueno, al menos las piezas son más grandes esta vez! No será el último RUD*, pero me siento optimista acerca de próximos aterrizajes en barco – Elon Musk

RUD = Rapid Unscheduled Dissamsembly… Desmontaje Rápido no Programado

Pero la maniobra de retorno y aproximación se desarrolló a la perfección; de hecho el cohete se posó a la velocidad adecuada y a 1,3 metros del centro de la plataforma de aterrizaje a pesar de las olas de entre 4 y 5 metros que había en la zona.

Cabe recordar que en diciembre de 2015 SpaceX consiguió, por primera vez en la historia, recuperar la primera etapa de un lanzador, aunque haciéndola aterrizar en tierra.

Como dice Elon Musk, cada vez falta menos para que consigan recuperar una primera etapa haciéndola aterrizar en una de sus plataformas flotantes, lo que les permitirá abaratar los costes de los lanzamientos al poder reutilizar la primera etapa recuperada.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear