Por @Wicho — 19 de Diciembre de 2007

Después de que varios fallos en los sensores de nivel bajo de combustible evitaran el lanzamiento del transbordador espacial Atlantis en la misión STS-122 de la NASA los pasados 6 y 9 de diciembre ayer se procedió a un llenado de prueba del depósito principal de combustible pero con instrumentación de prueba conectada a sus sistemas internos con la idea de que esta ayudara a detectar el origen del problema.

Trabajadores de la NASA realizando pruebas - NASA/Kim Shiflett
Trabajadores de la NASA realizando pruebas desde la propia plataforma de lanzamiento - NASA/Kim Shiflett

Durante el llenado se volvieron a dar lecturas erróneas de los sensores, pero gracias a los instrumentos urilizados (reflectómetros de dominio de tiempo para ser precisos) se ha podido determinar que no son los sensores en sí los que fallan sino un conector por donde los cables de estos pasan del interior al exterior del tanque.

Con este dato, que está siendo analizado, los responsables de la misión dicen tener ya claro qué es lo que tienen que hacer y están intentando determinar si la reparación se puede realizar en la propia plataforma de lanzamiento, con lo que el Atlantis aún podría estar a tiempo de despegar el próximo 10 de enero, o bien si hay que retirar el transbordador de vuelta al Vehicle Asembly Building, lo que sin duda obligaría a retrasar el lanzamiento.

Fuentes: NASA y Reuters.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear