Por @Wicho — 21 de Septiembre de 2008

Una fuga del helio líquido que se utiliza para mantener los imanes del Gran Colisionador de Hadrones a 1,9 kelvin hizo que ayer la temperatura de aproximadamente cien de estos situados en el sector 3-4, entre los instrumentos Alice y CMS, subiera en unos cien grados centígrados, con lo que ha habido que parar el LHC dado que a esa temperatura los imanes no pueden cumplir con su cometido: Hadron Collider halted for months.

Algunos de los imanes del CERN (Maximilien Brice, © CERN)
Algunos de los imanes del CERN (Maximilien Brice, © CERN)

Además, habrá que reparar la fuga, que al parecer ha sido causada por una mala conexión eléctrica entre dos de los imanes, que se habría fundido, lo que a su vez habría causado el fallo mecánico que permitió la fuga del helio, y para ello habrá que dejar que la sección afectada alcance una temperatura a la que los operarios puedan manipularla y luego volver a enfriarla, lo que según un portavoz del CERN supondrá al menos un parón de al menos dos meses.

Se espera que una vez superados sus problemas iniciales, bastante comprensibles en un instrumento de esta complejidad, el LHC nos ayude profundizar en nuestro conocimiento del modelo estándar de física de partículas, que por ahora es nuestra mejor explicación de cómo funciona buena parte del MundoReal™, aunque no sea capaz de responder a cosas como qué es la masa o cómo funciona la gravedad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear