Por @Wicho — 7 de Enero de 2016

La tabla periódica en enero de 2016

Como una especie de regalo de reyes anticipado el pasado 30 de diciembre de 2015 la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada confirmaba el hallazgo, y por tanto su inclusión en la tabla periódica, de cuatro nuevos elementos, tal y como se puede leer en Discovery and Assignment of Elements with Atomic Numbers 113, 115, 117 and 118.

Estos cuatro elementos completan la séptima fila, o período, de la tabla, y por tanto completan la tabla periódica, al menos tal y como la conocemos hasta ahora.

Cada período se usa para colocar los elementos en la tabla de tal forma que los que tienen propiedades químicas similares caigan en la misma columna o grupo de esta.

Los nuevos elementos son los que tienen los números 113, 115, 117 y 118, y han recibido los nombres provisionales de ununtrio, unumpentio, ununseptio y ununoctio, con los correspondientes símbolos Uut, Uup, Uus y Uuo.

Pertenecen al conjunto de los conocidos como elementos sintéticos, aquellos con números atómicos entre el 95 y el 118, todos ellos con una vida media lo suficientemente corta como para que hayan desaparecido de la Tierra, por lo que sólo se encuentran cuando se sintetizan en un reactor nuclear o en un acelerador de partículas.

De hecho estos cuatro nuevos elementos tienen una vida media de milisegundos, salvo el ununtrio-286, que es el isótopo más estable del elemento 113, que tiene una vida media de 20 segundos.

Por ello sus aplicaciones prácticas van a ser más bien escasas, por no decir nulas, pero la confirmación de su existencia viene a rellenar no sólo un hueco en la tabla periódica sino también en nuestro conocimiento del mundo, lo que siempre es una buena noticia.

Y si ya es difícil estudiar los elementos sintéticos por su cortísima vida media, ahora queda por ver si como sugiere lo que sabemos hasta ahora de los elementos existen los períodos –filas– 8 y 9, lo que confirmaría la existencia de la tabla periódica de los elementos ampliada.

Por cierto, El elemento del que solo hay un gramo es un libro muy recomendable para saber más sobre historias curiosas de los elementos químicos y alguna que otra cosa más.

(Vía Agencia SINC).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear