Por @Wicho — 20 de Noviembre de 2013

Impresión artística de Gaia en servicio
Impresión artística de Gaia en servicio

Cuando faltaba poco menos de un mes para el lanzamiento del telescopio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea esta anunció que este quedaba pospuesto sine die, aunque a los pocos días anunciaba que la nueva fecha de lanzamiento sería probablemente el 20 de diciembre.

La decisión de posponer el lanzamiento se produjo al descubrir que los dos transpondedores que forman parte del sistema de comunicaciones de Gaia tenían un componente defectuoso que podía fallar antes de lo previsto, en concreto un transistor.

Así que aunque se podía haber lanzado sin cambiarlo, esperando que esos transistores específicos no fallaran, o contando con la redundancia de tener dos transpondedores, la decisión más razonable era cambiar ese transistor defectuoso, pues cada vez es más habitual que los satélites y sondas espaciales duren más de lo previsto, por lo que no era cosa de jugársela.

Mejor retrasar el lanzamiento un mes, dos, o lo que hiciera falta, pero hacerlo con una nave en las mejores condiciones posibles.

Pero para evitar problemas en el transporte la ESA decidió que los dos transpondedores irían de vuelta a Francia y de regreso a Kourou acompañados por un escolta humano, y ocupando su propio asiento para evitar tener que meterlos en la bodega de carga.

Los transpondedores viajeros
Los transpondedores viajeros y Mario, su escolta

La ESA tampoco quería que hubiera que abrir las cajas que los contienen, para mantener su aislamiento, ni que estas pasaran por los aparatos de rayos x, así que hubo que coordinar todo con la policía de los aeropuertos y con Air France.

Todo ese trabajo ha dado sus frutos, y tal y como se puede leer en We are back! los dos transpondedores están ya de vuelta en Kourou, así que ahora sólo queda montarlos de nuevo en Gaia, algo en lo que los técnicos de la ESA están trabajando ahora mismo.

De este modo, si todo va según lo previsto, el 20 de diciembre veremos como Gaia despega a bordo de un Soyuz ST-B/Fregat-MT rumbo al punto de Lagrange L2 para hacer el mapa más detallado de nuestra galaxia observando para ello más de 1.000 millones de estrellas unas 70 veces durante una misión que está previsto que dure al menos cinco años.

Sin que fallen las radios.

Recuerda que se pueden seguir las novedades de la misión en Feed RSS el blog de Gaia y en @ESAGaia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear