Por @Wicho — 14 de Junio de 2008

Un aterrizaje de libro marcó el final de una misión también de libro en el que el transbordador espacial Discovery y su tripulación colocaron en órbita el componente principal del Kibō de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial y acoplaron a este el módulo logístico que sus compañeros de la misión STS-123 a bordo del Endeavour habían dejado en la Estación Espacial Internacional el pasado mes de marzo.

También dejaron a Gregory Chamitoff a bordo de la ISS como miembro de la Expedición 17 a la ISS y se trajeron de vuelta a Garett Reismann, que llevaba allí desde marzo.

Aterrizaje del Discovery tras la misión STS-124 - NASA/Kim Shiflett
Aterrizaje del Discovery tras la misión STS-124 - NASA/Kim Shiflett. Más imágenes en NASA - STS-124 Image Gallery

El tren de aterrizaje principal tocó tierra a las 17:15:19, hora de España (GMT +2), la rueda del morro lo hizo a las 17:15:30 y el Discovery quedó completamente parado a las 17:16:19. La distancia total recorrida en esta misión ha sido de 10,5 millones de kilómetros.

Este último día de la misión empezó al son de Life on an Ocean Wave interpretada por la banda de la Academia de Marina Mercante de los Estados Unidos, y dedicada a toda a tripulación.

Fuentes: STS-124 MCC Status Report #28, STS-124 MCC Status Report #29 y NASA's STS-124 Landing Blog.

Si los daños sufridos por la plataforma de lanzamiento durante el despegue de esta misión no lo impiden el 8 de octubre se lanzará la próxima misión de la flota de transbordadores espaciales de la NASA, la STS-125, la tan esperada quinta y última misión de mantenimiento al Telescopio Espacial Hubble que lo dejará «mejor que cuando era nuevo».

La peculiaridad de esta misión es que debido a la órbita del Hubble la tripulación del Atlantis, el transbordador que la llevará a cabo, no podría utilizar la Estación Espacial Internacional como refugio en el caso de que su nave resultara dañada en el despegue y de que hubiera que ir a rescatarles.

Dado que el máximo tiempo que podría permanecer su tripulación a bordo es de 23 días esto hace necesario que el Endeavour, que es el que en principio está asignado para la misión de rescate STS-400, esté listo para el despegue y en la otra plataforma de lanzamiento al mismo tiempo que el Atlantis, lo que hará que por primera y única vez en la historia del programa vaya a haber dos transbordadores listos para el despegue al mismo tiempo.

Así, de ser necesario, la NASA podría lanzar esta misión de rescate en diez días desde que se diera la orden de hacerlo.

La próxima misión a la Estación Espacial Internacional será la STS-126, cuyo lanzamiento está previsto para el 10 de noviembre, en la que el Endeavour y su tripulación llevarán equipos y suministros a la Estación en el que será el último vuelo de un módulo Leonardo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear