Por @Wicho — 3 de Junio de 2010

Mientras no dispongamos de un sistema de propulsión más eficaz que los cohetes actuales una misión tripulada a Marte tendrá una duración mínima de aproximadamente año y medio entre ir, esperar allí el tiempo necesario para que la Tierra y Marte volvieran a «estar a tiro», y volver tal y como explicamos en Un 'Gran hermano marciano' de 520 días.

Técnicamente aún nos falta mucho como para poder asumir los riesgos que conllevaría enviar esta misión, y una de las cosas que hay que investigar es cómo responderían los tripulantes de esta misión al hecho de tener que permanecer encerrados en los confines de su nave espacial durante tanto tiempo.

Para intentar responder a este interrogante en la medida de lo posible y teniendo en cuenta todas las difeencias que hay con una misión real arranca hoy en Moscú una misión simulada bautizada como Mars 500 en la que seis «simulonautas» tienen como objetivo pasar los próximos 520 días.

Vivirán en una nave espacial simulada mediante cuatro contenedores cilíndricos conectados entre si con un volumen total de 550 metros cúbicos a los que hay que añadir un quinto espacio que simula la superficie marciana en la que tres de los participantes pasarán 30 días y al que tendrán que acceder vistiendo trajes espaciales.

Módulos del proyecto
Plano de los módulos. EU-50 es el simulador de la cápsula de descenso a Marte. EU-150 es el módulo principal, que incluye seis camarotes individuales. EU-100 es el laboratorio médico. EU-250 se utiliza como almacen y en él hay instalado un invernadero. La bóveda naranja es el simulador de la superficie marciana

Instalaciones de Mars500 - ESA - S. Corvaja
Los módulos vistos desde fuera, en primer plano el EU-50 - ESA / S. Corvaja

Aparte del confinamiento en este reducido espacio los seis voluntarios tendrán que vérselas con unos suministros limitados y unas comunicaciones con el control de la misión vía correo electrónico en las que se irá introduciendo paulatinamente el retardo correspondiente a la distancia de la Tierra a la que se suponga que están en cada momento.

Al mando de la misión está el ruso Alexey Sitev; le acompañan los también rusos Sukhrob Kamolov y Alexander Smoleevskiy, Diego Urbina y Romain Charles de la Agencia Espacial Europea, y Yue Wang, de China.

La simulación que arranca hoy es la tercera y definitiva del proyecto, tras otras dos de prueba completadas con éxito en las que los periodos de aislamiento han sido de 14 y 105 días.

¿Serán capaces los seis miembros de la misión de aguantar los 520 días sin pulsar el gran botón rojo que pondría fin inmediato a esta?

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear