Por @Wicho — 25 de Enero de 2022

A veces la suerte tiene mucho que ver en la ciencia, igual que en otros ámbitos. Y fue precisamente una cuestión de suerte la que hizo que la Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea cruzara por casualidad la cola del cometa Leonard.

En el momento del encuentro, que ocurrió durante varios días centrados en el mediodía del 17 de diciembre, el núcleo del cometa estaba a unos 44,5 millones de kilómetros de la Solar Orbiter pero con la suerte de que estaba casi perfectamente situado entre la sonda y el Sol, con lo que la cola del cometa apuntaba hacia ella. Y con la suerte de que la sonda tenía ya todos sus instrumentos activados pues el 27 de noviembre había hecho un sobrevuelo de la Tierra después del que comenzó la fase activa de su misión. Así pudo capturar información sobre las partículas y el campo magnético presentes en la cola del cometa.

El cometa Leonard fue descubierto el 3 de enero de 2021, así que no hubo que andar con prisas como cuando resultó que se iba a cruzar con el cometa Atlas –sí, Leonard es el segundo cometa que caza la Solar Orbiter– pues entonces la sonda aún estaba en modo crucero y sólo dio tiempo a activar cuatro de los diez instrumentos. En las dos ocasiones fue Geraint Jones, del Mullard Space Science Laboratory del University College London en el Reino Unido, el que descubrió que iba a haber los cruces.

Al tiempo que la Solar Orbiter atravesaba su cola otros observatorios y sondas como el SOHO, la Parker Solar Probe y la STEREO-A también observaban la evolución del cometa desde otros puntos de vista, lo que enriquece el conjunto de datos obtenidos:

El cometa Leonard pudo ser observado por más sondas – G. Jones & S. Grant (UCL)
El cometa Leonard respecto a otras sondas. El gráfico muestra las posiciones relativas aproximadas de los planetas, el cometa y la nave espacial el 17 de diciembre de 2021 y no está a escala. Se indican campos de visión muy aproximados para los instrumentos SoloHI de la Solar Orbiter y SECCHI del STEREO-A. – G. Jones & S. Grant (UCL)

Así que sí, hay que estar preparados para «acer la cencia». Pero también hay que tener suerte y estar preparados para aprovecharla.

La misión está en Twitter como @ESASolarOrbiter.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo